Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    jueves, 22 de septiembre de 2016

    Los primeros besos, nuestras caricias apasionadas...





    Te alejaste de mí sin decirme adiós,
    solo tu mirada, nublada de rencor, me hablaba,
    y me decía, que no me perdonabas,
    que lo nuestro fue un despiste o tal vez un error.


    Recordé las veces que nos amamos sin pausa,
    los primeros besos, nuestras caricias apasionadas...
    nuestros anhelos buscándose con desespero y dolor.

    Hoy te vas dejándome sin fe ni esperanzas,
    solo me quedo, carcomiendo mis ganas,
    mis ansias, y rompiéndome el corazón.


    Contemplé en silencio una vez más cómo de mi te alejabas,
    sin una sola lágrima en tus ojos de conmiseración.
    En el fondo, lo supe siempre, hacía ya mil años…
    Desde aquel primer beso que nos dimos enamorados los dos.



    lunes, 5 de septiembre de 2016

    Dame tu último beso para saber que te he perdido





    Dame un fuerte abrazo, de esos que ahogan las desdichas
    y matan o expulsan del cuerpo las angustias.
    No, no me olvidaré que te he perdido.

    Tal vez no entiendas el significado
    y no apruebes o repudies el latir sofocado
    de este corazón que siempre será tuyo, no importa, abrázame.

    Soy débil, lo sé, tanto o más que cuando me conociste
    y te enamoraste de esta misma debilidad
    o cobardía mía por la vida… ¿Te escandalizas?

    No debieras, vida mía, la muerte no me ha cambiado,
    tal vez transformado, soy eso sí, diferente,
    sé que me abrazas, besas mis labios, lloras,  

    ...te agitas angustiada pero,
    sigo sin sentir tu abrasador aliento.
    Se me llevan...
    despídete de mí dándome tu último beso.


    jueves, 28 de julio de 2016

    Amor bajo el crepúsculo



    La contemplaba con embeleso, 
    mirando su rostro
    con la leve luz que daba el crepúsculo, 
    al atardecer.

    Una lágrima corría por su mejilla, 
    sublime el acto, la dejé caer.
    Ante el ocaso de nuestro amor, 
    me susurró al oído;
    «No me sueltes amor… soy tuya 
    y tú siempre mi amor».

    Mi anhelo, ilusión y melancolía, 
    por volverla a tener…
    dieron fuerzas a mi pecho y, 
    la abracé fuerte…

    para amarla con la misma pasión 
    con la que vuela el faisán,
    ante la gloriosa prebenda que es la vida,
    todo un enigma por descubrir y resolver. 


    jueves, 21 de julio de 2016

    El dolor siempre será la menor de mis penitencias




    Se me desgarra a tiras el corazón
    y se me hace un nudo cuando lo pienso,
    un pensamiento infame que me invade tenebroso,
    siendo después abducido.

    Aunque fui absuelto, sin juicio,
    por una privacidad que no fue coherente
    por no estar presente mi alma
    en tal banal capricho del destino.


    Lloro con rabia y descaro
    la hiel que, penitente, me destierra la fe,
    y hace que al mirarme en el espejo
    sienta miedo al ver mi frío reflejo reflejado en él.

    Como siento también el miedo y la angustia
    de tanto dolor que yace en mi subconsciente
    cautivo y adolorido, en una idea obsesiva y compulsiva
    que vive infame dentro de mí ser, latente, vital y cruel.



    martes, 28 de junio de 2016

    Ella, mi abnegada, querida y loca obsesión






    La besé con la dulzura que me daba el deseo,
    y la ame con la salvaje calentura que me proporcionaba la pasión.
    La devoré a besos, con hambre, con lujuria,
    y con todo el amor que latía desbocado en mi corazón
    cuando con ansias y devoción la llevaba al cielo.


    Las estrellas fueron mudas testigos de cómo mi carne
    circundaba sus entrañas satisfaciendo sus ganas
    y dejando que la locura habitara ella sola su incertidumbre,
    recibiendo suspirando mis caricias sobre su cuerpo,
    siendo ella mi abnegada, querida y loca obsesión.



    domingo, 26 de junio de 2016

    La pesadilla de lo incierto



     


    Jamás me recuperé, caí hacia un abismo ingrato
    y me hundí sin remedio en la pesadilla de un futuro incierto.
    ¿Fue acaso una casualidad que resurgiera como vomitado
    de entre una maraña de pensamientos postreros?

    Tal vez… o quizás no, ¿por qué no pudo ser solo sueños de un iluminado?
    Pero, eso no es lo peor, lo son esas malditas cadenas gruesas y oxidadas
    que me sujetan de las extremidades…
    Aunque  aún son peores las que me atan el alma y me devoran con sus obscenidades.

    Nunca me recuperé… me aislé tras un refugio de vanidades,
    Esperando quizás la voz que como a Lázaro dijera; levántate y ven…
    ¡Iluso soñador! ¡Maldito perezoso envuelto en versos
    y cubierto en gruesos goterones de letras huecas como borrones!

    Maldita la hediondez de tus pesadillas, tu olor a rancio, a fracaso,
    A la eterna humillación de querer ser generoso y humano
    Y quedarte a tientas, a gachas, esperando una evolución que,
    Por deseada, se quedó a las puertas, negra y oscura  y siempre cerrada.



    viernes, 24 de junio de 2016

    Juguemos y bebámonos nuestros orgasmos





    Jugamos enardecidos al juego de las caricias,
    nos damos besos ardientes y con profundidad,
    nos recreamos juntando nuestros cuerpos y nuestras manos,
    nos amamos con pasión, vehemencia y mucha voluntad.

    Ardemos el uno en la otra, la una en el otro,
    preñada la soledad.
    Dos cuerpos candentes, olvidados en el delirio,
    incendiados de autoestima…
    Prófugos esquivando a la memoria e incendiarios ansiosos de libertad.

    Gritos roncos que se mezclan con saliva
    en distintas bocas a la par,
    Requiebros y chasquidos de dos seres que se agitan
    estremecidos sin soltarse jamás.
    Besos y gemidos que se ahogan suspirando,
    arrancados en noches de lujuria por hoyar.

    La calma que precede a una batalla,
    una guerra de sexo por iniciar y acabar…
    Susurros, llantos y gemidos mezclados
    en dos ansias que se besan,
    se muerden y que intercambian sus fluidos
    sin dejarse ambos ni un solo instante de amar.