Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    jueves, 13 de diciembre de 2012

    La amo, no es mi deseo no, el verla sufrir…





    Pasan las horas y las manecillas del reloj,
    juegan a burlarse de  mis pensamientos.
    La tristeza se apodera de mi angustia,
    y el esfuerzo por contenerla, es inútil.

    Las entrañas se me anudan en el estómago,
    la sangre ruge y se altera, arde en mis venas.
    El fin se acerca, lo sé, está próximo, voy directo hacia él,
    aunque es tarde, la muerte, viene a consolarme.

    No quiero que las lágrimas se adueñen de mí,
    que me cercenen de un solo tajo las ilusiones,
    tampoco quiero mencionarla, pese a que… la amo,
    no es mi deseo no, el verla sufrir…

    Quisiera que durara el día para poder mirar sus ojos,
    verme reflejado en ellos, y,  ¡ahogarme en sus lagrimales!
    pero no, no es tiempo de quejarse, ya es hora… 
    debo abandonar mi cuerpo,
    y poder así navegar por siempre…

     en sus pensamientos.



    Recibí una rosa, un sello de sus labios

     
    "Mírala, es ella, una mujer,
    la única que puede desnudar tu fe,
    incluso desnudarte a ti mismo".

    Recibí una rosa,
    un sello de sus labios, 
    no pude remediarlo y...
    me marché llorando.

    No era ella quien me dejaba,
    era Dios quien se la llevaba.
    Pensé un instante:
    «De qué sirve creer si al final
     sabemos que no existe…».

    Me dolió hasta el alma el pensarlo...
    ¡Maldita sea esta vida injusta!
    ¿Por qué no te me llevaste a mí?
    ¿Qué más te daba un cuerpo que otro,
     si es solo carroña lo que acaba
    finalmente en tus brazos…?

    "Mírala, es ella, una mujer,
    la única que puede desnudar tu fe,
    incluso desnudarte a ti mismo".

    Te fuiste de mi vida y solo me quedará
    el regusto amargo de no haberte besado nunca...
    por esa razón desprecio a ese "ser" que lo ve todo,

    “todo” lo puede, pero… !no hace nada!





    miércoles, 12 de diciembre de 2012

    Eres tú, mi amor… eres la única dueña



    Como si fuese arena fina del desierto,
    calientes, tus manos,
    me acarician y resbalan sobre mi piel,
    dejando en ella surcos húmedos,
    donde navego, a mi vez, desnudo,
    y pidiendo que jamás se acabe… este sueño.

    Casi percibo la delicada fragancia de tu perfume,
    penetrar por cada poro de mi piel,
    siento como se adueña de mi cuerpo,
    y hasta de mis pensamientos.

    Eres tú, mi amor… eres la única dueña, yo, tu esclavo,
    me pervierto, diluido, casi etéreo, me lamento,
    de no poseer el don de lubicuidad,
    y no ser el mío más que el sueño… de un iluso,

    intentando convertir mis versos, ¡en tus besos!


    martes, 4 de diciembre de 2012

    Si un día me voy... ¡búscame, Madre!


    Nunca podré olvidarte, Madre...
    tampoco todo ese amor , cariño y bondad,
    que depositaste en mí, sin juzgarme,
    sin esperar jamás recibir lo mismo de mí.

    Me distes tanto, ¡tanto amor y ternura...!
    ¡MADRE...!
    ¿Cómo olvidar todo lo que me diste?
    y ahora... tú, estás tan lejos,
    ¿o yo de ti...? ¡No lo sé!

    Sólo sé, Madre, que… te extraño
    y te echo tanto, tantísimo de menos...
    mi cuerpo, mente y corazón,
    sólo quieren estar contigo, Madre.
    Que me sientas... o presientas... tan lejos
    y tan cerca a la vez pues... ¡jamás te olvido, Madre!

    Tú esencia madre... ese aroma limpio,
    que desprendía tu cuerpo recién duchado,
    o el olor que desprendía tu casa, cuidada y pulcra
    con ese aroma a rosas «tus preferidas, madre»,
    que tanto a ti te gustaban...


    Cuánto me gustaría de nuevo acariciar
    cada pliegue o cada arruga de tu piel
    aquella que extraño tanto y tanto echo de menos...
    Aquí estoy de nuevo madre... pensándote y extrañándote
    como cada día de mi vida que vivo... sin ti.


    Soy muy feliz madre...
    tengo una familia que me adora,
    unos hijos que me aman
    y una bella mujer que, en la distancia,
    me espera.


    Sin embargo, Madre mía...
    ¡SIEMPRE ME FALTARÁS TÚ!
    y allá dónde tú estés,
    perdida en esa lejanía que me espanta...
    ¡yo siento que cada día te amo más, Madre mía!


    jueves, 29 de noviembre de 2012

    ¡¡MUCHAS GRACIAS, OS QUIERO AMIG@S!




    No podía verlos, sentir latir sus corazones, ni siquiera podía olerlos,
    Y sin embargo… ¡estuvieron siempre aquí, cerca de mí!
    Animándome a continuar, llevando entre todos, la pesada carga de mi dolor y desesperación…
    A cada instante sus palabras de aliento, me confortaban y me hacían coger aire y aliento para no desfallecer.

    No me conocen en persona, tan solo una imagen ven de mí;
    Unas letras escritas o algún comentario en un mundo enteramente digital,
    Son sus únicas maneras de profundizar en mi interior y yo en el de ellos…
    Más… no importó, para ellos y ellas fueron bastante como para entregarme afectos y consuelo,
    Sin pensar si lo merecía o no, ellas y ellos me lo dieron.
    Podría escribir todos y cada uno de sus nombres para agradecerles de corazón cuánto por mí y mi madre hicieron, más, no lo haré, no ya por temor a olvidarme de alguno, no, sino, por creer sinceramente que todos y cada una de ellas y ellos ya saben con estas letras a quienes va dedicada esta nota de agradecimiento.
    ¡MUCHAS GRACIAS MIS QUERID@S AMIG@S, NUNCA OLVIDARÉ LO QUE TOD@S USTEDES ME DIERON!


    martes, 20 de noviembre de 2012

    Nos amamos, sin esperar de la semilla, su crecimiento


    No. cariño, no quieras juzgarme por amarte,
    quizás nunca fui lo suficientemente fuerte,
    y huya de mí… como huyo de tus reproches,
    sabes que no soy mas que el eco
    sin estridencia, buscándote sin fe.

    ¿Me quieres encontrar? ¡Ven, y ámame!
    pero no quieras apresarme en tus alas rotas.
    Quizás no sepas entender mi amor…
    y eso hará que te pida, quedo;
    "deja a tus sueños con sus alas blancas, volar".

    Nuestro amor fue cómo para el árbol, la lluvia,
    ¿un milagro? no… ¡un portento!
    nos seguíamos al olor de nuestros cuerpos.
    Nos amamos, sin esperar de la semilla, su crecimiento.

    Ahora somos uno solo, fundidos… ¡sintiéndonos!
    ¿Quieres perder lo único de nosotros cierto?
    ¿Abandonarse al orgullo, pensar solo que estamos sufriendo,
    o dejarnos vencer los dos… solo por el mal tiempo?

    No puedo ofrecerte lo que me pides… lo siento.
    Nunca te mentí, tenemos los dos lo mismo… el sentimiento.
    No es mucho, lo sé, tal vez tan poco que,
    pese a amarnos… queramos perdernos y olvidar,
    que una vez existimos los dos
    y no acabó de germinar... el amor.


    sábado, 27 de octubre de 2012

    Ven a mí, niña de mis sueños hermosos



    Te besaré al atardecer
    cuando mis labios busquen ansiosos
    tus lágrimas…y en ellas me ahogaré
    para después renacer en tu alma.

    Superaré las embravecidas aguas
    de costas, rocas y aristas afiladas
    de tus curvilíneas entrañas,
    para yacer después en el acompasado
    latir de tu corazón,
    y allí esperaré a que crezca tu amor
    en tu mañana desolada.

    No esperaré a que seques tus lágrimas
    te abrazaré desde dentro,
    me imbuiré en tu ayer…
    y descalzaré despacio
    todo cuanto ayer, te lastimara.

    Ven a mí, niña de mis sueños hermosos,
    ven, no esperes a mañana,
    soy el adiós, la ilusión y los sueños,

    de tantas y tantas tristezas y desesperanzas.




    domingo, 21 de octubre de 2012

    Te extraño… aunque mi mente me engañe




    Desapareces de mi vida
     como el otoño deja paso al invierno.
    Como la oscuridad deja paso a la luz del día.
    Y cuando vuelves…
    te crees que solo soy un objeto
    que una vez utilizado… se tira.

    No, no es echártelo en cara…
    me gusta cuando me usas,
    me obligas, me tiras.
    me haces tuyo, y tú eres mía…
    no habrá dudas, el amor, tendrá la culpa.

    Te extraño… aunque mi mente me engañe,
    aunque en la vida… todo sea una mentira.
    ¿Qué más da…? si al cabo…

    todo será según los ojos que nos miran.


    sábado, 20 de octubre de 2012

    Tú y yo, mi lamento, la luz, una guía… ¡mi sufrimiento!





    Quisiera llorar sobre la alfombra poblada de tu isla,
    aquella en la que, un día, dejaste reposara mi cuerpo,
    sacudidas de enérgicas sensaciones
    me hicieron vibrar sobre ella... todo el tiempo.

    Tu isla… ¡tu aliento!
    y esa sensación de goce
     de nuestros cuerpos.
    Fueron causa y orgullo
    para seguirnos amando y queriendo.

    Lejos los dos…
    un universo en medio,
    una historia, un solo pensamiento.
    Tú y yo, mi lamento,
    la luz, una guía… ¡mi sufrimiento!

    No seré capaz, no, y lo siento…
    a ti...  siento, tan adentro…
    mas no hay apenas tiempo,
    soy como la vela desplegada…
    ¡Siempre azotada por el viento!

    No te miento, no puedo…
    no finjo… no sé hacerlo.
    ¿Qué no te amo…?
    ¿qué sabes tú lo que yo siento?
    soy poeta…
    y sé lo que estoy diciendo…

    Bebo de tu sufrimiento,
    lo hago mío, no sabes cuanto…
    no dejo de escuchar tus suspiros
    allá a lo lejos…
    son tuyos, no me engaño;
    estás sufriendo…

    Y te amo, no lo dudes más,
    la vida me arrastra,
    no a contracorriente,
    me dejo llevar, soy cobarde…

    lo siento.



    ¡Desde entonces que la estoy llorando!



    Me voy… terribles son las horas,
    lágrimas broncas de suplicios innecesarios,
    cargadas enérgicamente sobre mis espalda,
    me reclaman el pago de mi deuda.

    ¡Ah, miserable, iluso!
    ¿te creías que lo tenía olvidado?
    pastabas como una  vaca gorda,
    su pasto seco, sin haberlo ganado…

    Pobre de mí…
    mi espíritu no me pertenece,
    huyó acobardado, durante horas…
    ¿qué fue infame? ¡Sí! y yo… aún la extraño.

    Reconozco que al envejecer conmigo,
    sus recuerdos me hacen daño…
    ¡amada mía… mi aurora!
    aquella que sin pensar, me dio sus mejores años.

    Nada es igual en las horas postreras
    a mi desencanto… la busco, sí, ¿cómo no? ¡era mía!
    solo mía… ¡Dios…! ¿por qué me la arrebataste tan pronto?

    era mi vida… ¡desde entonces que la estoy llorando!



    domingo, 14 de octubre de 2012

    Te pienso tanto y te sueño... como te vivo, te siento, te amo…



    No se puede expresar de otra manera,
    aunque yo quisiera… ser original,
    no decir con las mismas palabras,
    letras… sonidos ¡Cuánto te amo!

    ¿Se puede decir, "te extraño",
    sin mencionar, te perdí..?
    decir sin repetir, cuánto te echo de menos…
    sin mencionar, nunca te vi...

    Solo soy una frase… algo intangible,
    incluso que no signifique lo mismo para ti…
    no, no quiero repetirme, sin embargo…
    me repito tantas veces lo mismo, ¿por qué sigo aquí?

    ¿Por qué en vez de acercarme,
    cada vez estoy más lejos de ti…?
    me repito una y mil veces,
    como las guerras estúpidas,
    o las idiotas peleas de enamorados.

    Te pienso tanto y te sueño...
    como te vivo, te siento, te amo…
    repetido todo, hasta la saciedad,

    nada nuevo, nada original... Te extraño.



    sábado, 13 de octubre de 2012

    Despojos de pulcritud, insuflada a base de estiércol y cieno





    Hoy voy a regresar a mi mundo,
    aquel de donde no debí huir jamás.
    fue todo un bonito sueño…
    ¡que no lo volveré a soñar jamás!

    Quise... sí,
    vivir fuera de mis posibilidades,
    equivocando el rumbo…
    ¿o tal vez, solo lo desorienté?
    ¡quién lo sabe!

    Ya volví, no me escaparé más…
    vuelvo herido, magullado,
    y con el alma hecha jirones;
    ¿qué les hice para darme de patadas;
    hasta que les salieron llagas?

    No os preocupéis,
    no volveré a usurpar
    el trono que no me pertenece,
    allá os lo dejo, Limpio,
    seco  “y sin polvo”.

    ¿Acaso no me lo distéis así vosotros,
    cuadrilla de perros,
     que les ladráis a la luna…?
    solo sois despojos de pulcritud,
    insuflada a base de estiércol y cieno.

    ¿Qué no lo veis, “dignos”?
    ¡basureros de lo ajeno!
    ¡no! cómo vais a verlo
    si solo os miráis,
     ¡vuestro propio ombligo!