Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    martes, 3 de julio de 2012

    La arena y nuestras manos cómo única seda acariciando nuestra tu piel


    En agua fría se incendiaron nuestros cuerpos,
    tú y yo, solos en el agua helada, acariciados por las olas.
    Sintiendo como nos inundaba el deseo 
    y cómo nos dominaban las ansias por gozar de nuestros cuerpos.

    La arena y nuestras manos cómo única seda 
    acariciando nuestra tu piel,
    el agua envolviendo y tapando nuestra lujuria,
    y el sol como único testigo mudo y absorto,
    fueron los silenciosos testigos de nuestros deseos insatisfechos.

    Rugieron nuestras bocas y se agitaron nuestros pechos
    y el latir de nuestros corazones bombeaban mar adentro,
    creando un volcán que  rugía desbordando sentimientos
    y que nos hicieron arder en la lava ardiente de nuestros besos.

    Mis brazos te abarcaron por entero, y mis manos
    guiadas por las olas, te apretaron y empujaron contra mi cuerpo,
    tu boca y la mía se buscaron y se devoraron, se ansiaron y quebraron,
    en suspiros, gemidos y gritos
    que se rompían, al mismo tiempo que las olas

    golpeaban contra  nuestros dos cuerpos.