Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    martes, 31 de enero de 2012

    La maldita huida al mundo de la realidad







    Como el soplo de un viento huracanado
    sentía yo el dolor de tu cuerpo
    como si sucediera en el mío propio.


    Mis lágrimas escondí bajo mis párpados
    para no causarte tristeza cuando las vieras,
    y me arranqué, cual malhechor moribundo,
    la cuarteada piel... de las falsas quimeras.


    ¡Lo conseguí! saliste huyendo de mí,
    esquivando mis manos y mis sueños,
    aquellos que un día soñé para ti,
    vivir contigo y amándonos de cualquier manera…

    Triste fue  ver la luna marchar sin despedirse siquiera...
    tampoco me vio abrazado a ti, vida mía,
    fundida en mis brazos enamorada y traviesa.
    Ni supo de la belleza de las estrellas reflejada
    en las lágrimas no derramadas de este iluso poeta.

    En estos versos quise darte mi vida,
    la vida que te cedí a ti para que la vivieras,
    la que viví un día a solas contigo...
    “en un rincón de mi mente,

    donde hubo verdad, fantasía y belleza”.




    lunes, 30 de enero de 2012

    Se acabaron los sueños...


    La vida es una razón que duele
    un dolor que traspasa la frontera;
    de una excusa inevitable, ante un cuerpo doliente,
    en el que sus ideas se mueren...
    salvando las distancias infinitas de la tarde.

    Goces que maldicen la hora, tras sentirlo en sus carnes
    siendo a la vez perseguido por la sombras,
    Imágenes de un recuerdo atroz e insalvable.

    Dolientes garras lacerando sus malolientes carnes,
    ecos de voces de un pasado terminado y lúgubre...
    expresados en la piel cetrina y sucia
    de un pergamino arrugado, viejo y acabado.

    Se acabaron los sueños... (los míos)
    y se truncaron cómo leños secos,
    tras ser bautizados por el fuego... al anochecer,

    con las llamas ardientes y hambrientas, del pecado.


    domingo, 29 de enero de 2012

    ¿Recuerdas amor, cuando sin saber, pecamos... amándonos?





    No me dejes sin saber,
    mírame al centro de los ojos
    ¿y dime qué ves...? ¿Lágrimas..?
    sí, pero, no temas... éstas son de felicidad...
    por tenerte a ti.

    Mira ese horizonte gris perla...
    ¿Qué ves...? ¿Sueños...?
    no, no cierres los ojos...
    esos sueños son tuyos y míos...
    y en ellos viajamos los dos.

    ¿Recuerdas amor, cuando sin saber,
     pecamos... amándonos? ¡No me mires así...
    aquello no era pecado! el pecado es el de ahora;
    estar juntos... sin tocarnos.


    Historias de un ayer que, pese a todo mi dolor... jamás olvidé

     


    Estando harto de sueños,
    de desprecios y desplantes
    a mis deseos y calenturas,
    quiero ahora renacer de la historia perdida.

    Aquella que un día dejé caer de entre mis dedos,
    cómo un sucio cartón vacío de una caja de zapatos
    que ya no usas... historias de un ayer que,
    pese a todo mi dolor... jamás olvidé.

    Me levanto ahora y miro dubitativo ese espejo que
    sin mentirme me dice, que si pierdo ese tren...
    habré perdido, no solo el tren sino... ¡también el cielo!

    Una locura tras otra, persiguiendo sin saber,
    dónde dejar la señal o marca indeleble de esos absurdos deseos...
    que cada vez me martillean más los sesos.

    Busco huir hacia la luz, o hacia la nada...
    quizás no pueda recuperar mí historia...
    ni volver a soñar con lo que fuimos, perderé si acaso...
    el último segundo para decirte;

    ¡aprenderé a vivir sin ti, para recuperarte, tal vez... mañana!


    viernes, 27 de enero de 2012

    Sonetos que abrazan y acarician...



    En unos instantes de grandeza,
    se nos evade el alma,
    introduciéndose a merced del viento,
    en la iris del poeta, en su verbo y en su talento.


    Ojos que al mirar, la fuente de sus versos,
    se entretienen en lanzar, notas y sonetos;
    que abrazan y acarician...
    envolviendolo en su sueño.


    Tierra donde nace y crece la vida de un poeta,
    envuelto en el abrazo sagrado de un durmiente;
    en estado perpetuo de ensoñación... y misterio
    dándole alas a la pluma, y manchando con tinta, sus letras.


    ¡No alteres sus ansias,
    de vomitar quereres y desengaños!
    catarsis de esperanzas, mustias por un daño.
    Sufridos en la búsqueda incesante de una vida.


    No os olvidéis de vuestros amados sueños,
    esperar con paciencia y revivir cada fantasía,
    olisqueando cualquier aroma del pasado.
    Renacer a cada pensamiento expresado;
    ¡y jamás pereceréis sin haberos sentido amados!





    miércoles, 25 de enero de 2012

    ¡Te amo, sí, con cada lágrima al rozar tu carne!

     
    Ya no hay vuelta atrás,
    llenaste mi vida de esperanza,
    me diste fuego al anochecer
    y fantasía descarnada al amanecer...

    Sembraste la ilusión
    dónde el horror y la soledad
    eran mis visitas predilectas,
    saboree de tus labios,
    las más exquisitas viandas del placer.

    Y ahora...
    amarte no es estar agradecido,
    ni siquiera lo es el darte mí corazón,
    ni eso compensaría el logro fantástico tuyo de amarme.

    ¡Te amo, sí, con cada lágrima al rozar tu carne!
    con cada suspiro y cada gota de rocío,
    al besarte y acariciarte...

    Te amo más que la poesía edificada en un sueño;
    y mucho más aún, cuando, al despertar,
    tus brazos son el soporte de mi orgullo  y mí fe.

    A mis ojos cedes la visión de tu cuerpo desnudo,
    dejando que sea mi cuerpo quien te cubra;
    ¡y mis  besos te posean con deseo y lujuria!




    martes, 24 de enero de 2012

    Tinieblas que se abrazan a mi piel

     
     imagen obtenida de Internet


    No quiero justificar más este dolor,
    se hundió tan profundo en mis entrañas;
    me acarició con tanta rabia el corazón,
    que sangró cada pedazo mío de sueño e ilusión.

    Desgarró cada pliegue de mi piel,
    devorándome con sus ansias
    en esas horas de sueño
    en las cuales, por momentos, la soñé...

    Y ahora ríe victoriosa,
    cercenando mi razón,
    me roza y acaricia simulando placer,
    ¡hasta finge llorar conmigo,
     dándome sus labios sin sed!

    Falsa es la historia, jamás vivida,
    dolorosa e infame... la que jamás viviré.
    Tinieblas que se abrazaron a mis espaldas,
    Estremeciendo cada fibra de mí ser;
    ¡Vedlas aquí, pegadas a mí piel!

    Son las hebras deshilachadas,
    retazo de historias que me surcan el alma,
    envolviéndome y lamiendo cada arruga;
    cada átomo descompuesto de este cuerpo
    que perece lentamente por quererte hasta morir…








    domingo, 22 de enero de 2012

    No pude más... y mi cabeza escondí... bajo la almohada


    Noche de espesura en mi alma
    cabizbajo pensaba en mi mal...
    siendo mi culpa...
    ¿me lo tenía que perdonar?

    Lágrimas me resbalaban dóciles
    y sin detenerse caían  al suelo,
    formando un pequeño río de sal...

    Cómo sabe llorar el alma...
    cuando el dolor te vence
    y caes cuesta abajo,
    sin nada que te agarre o sujete...

    Entonces fue que entró, una mariposa blanca,
    era toda luz y sus contornos... brillaban.
    Sus ojitos eran como agua de manantial... cristalinos.
    Y la densidad de sus alas...
    trasparentes como agua de mar.

    Mis ojos la seguían por la habitación,
    la admiración... me podía.
    Tan bella era y su dulzura se veía tan especial,
    que hasta sentí sus alas acariciarme el rostro...
    logrando hacerme llorar!

    Ella parecía saber...
    y sus alas vencía hacia adelante
    (parecía con ello querer secar mis lágrimas)
    pero no... sólo las observaba y lloraba conmigo...

    No pude más...
    y mi cabeza escondí... bajo la almohada,
    no se cuanto tiempo estuve así...
    pues cerrando los ojos, me dormí.

    Solo supe más tarde que...
    al despertar y alzar los ojos;
    la mariposa blanca... seguía allí...

    silenciosa y acariciándome el rostro.





    Sueños de divina ensoñación viven en mí por tu amor revuelto

    imagen obtenida de Internet

    En esa hermosura tuya,
    digna de una diosa del olimpo,
    vistes cada amanecer,
    con lágrimas húmedas del rocío,
    dejando que te acaricien todo el cuerpo.

    Sueños de divina ensoñación
    viven en mí por tu amor revuelto,
    abrazados a una esperanza,
    un latido inextinguible, casi eterno.

    Tan sangrantes son en mis adentros,
    que son la causa injusta,
    de esta separación infame,
    que recorren sin querer,
    el mundo de mis sueños.

    Tinieblas de poder
    me envuelven en sus lamentos,
    jugando a involucrarme...
    ¡a morirse en mis entrañas y desiertos!
    y son esos versos, mi amor...
    los que me duelen, hieren y matan…

    ¡hiriéndome y desangrándome!





    Somos simples sueños... aún por soñar





    Si me dijeras,
    que en la noche, te escondiste,
    que de buscarme en las sombras;
    te perdiste…
    y decidiste, no buscarme nunca más.


    Si te oyera,
    preguntarme la razón de mis quimeras,
    ante esta absurda manera mía de amar...
    Y pensarás que esos locos besos, por deseados;
    No te los diera yo jamás.


    Si escucharas estos brotes míos...
    de silentes oraciones,
    desbrozando estas emociones,
    dónde mi pensamiento juega con la verdad.


    Hoy serían nuestros besos
    los que hablaran
    y dijeran por la boca cuanto nos amamos
    o deseamos con rabia y profundidad....


    Somos sólo sensaciones de días fríos,
    inhóspitos minutos soñados tras un cristal
    y embarcados sin embargo,
    en estas poesías cargadas de ilusiones
    que rezuman por sus poros amor y dignidad.


    No vivo solo pensando,
    si tú estás, o no estás.
    La vida son sólo proverbios inventados,
    y anulados por los sueños...
    y esta realidad sólo nos dice que;
    ¡Somos simples sueños... aún por soñar!

    Escuchar en la voz del autor