Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    miércoles, 19 de septiembre de 2012

    Me da miedo... no tener miedo…




    Me da miedo... no tener miedo…
    acercarme al abismo y sentirme único,
    ¡que nada podrá conmigo!
    me miro al espejo, con miedo a este vacío,
    a este profundo resentimiento que aplasta mis sentidos;
    hasta lograr de mí lo peor, ser mí propio enemigo.

    Tengo miedo a no tener miedo…
    a reírme sin compasión, de mí mismo.
    Alucinar hasta cuánto ha de sangrar mi corazón,
    para darme cuenta de que estoy herido…

    Me aborrezco y… no estoy solo,
    estás tú, soledad, conmigo.
    Siempre fiel y amigable, nunca lejos,
    siempre abrazada a mí ombligo.

    Me da tanto miedo… el no sentirlo.

    miedo a averiguar que la soledad,
    tampoco se quedará conmigo,
    siempre solo, ausente de miedos,
    De olvidos…
    a no saber si, vivir, para mi,
    tan solo pueda ser un castigo.

    Tengo tanto miedo… a no ser yo,
    o tal vez, ser un fracasado sea mi sino.
    No será miedo, ni recelo lo que subyazca,
    dentro de este limbo…
    Si no, miedo me da a no ser digno de recibirlo,
    por no quererme ni respetarme a mí mismo



    Perdí el cabello, la vista, hasta el sueño…




    Intenté recorrer las calles en tu búsqueda…
    fueron horas, días, y, tal vez,
    hasta años enteros buscándote.
    Perdí el cabello, la vista, hasta el sueño…

    Mi piel se cuarteó como la tierra sedienta,
    ante la escasez de lluvia en verano.
    Y mis hombros…
    antaño fuertes y duros; se hundieron.

    Nada me queda ya para desear,
    seguir viviendo…
    si acaso, hasta respiro o inhalo…
    sin quererlo o desearlo.

    Me voy de esta soledad...
    huyo de esta eterna compañera,
    fiel reflejo de mis “no puedo”
    Siempre irreverentes, zafios
    y hasta… estúpidos.

    Tan estúpidos, profundos y ciegos 
    como lo fue el repetirlos  hasta la saciedad, 
    días tras días…

    sí, sin desearlo pero, sin querer obviarlos.



    jueves, 13 de septiembre de 2012

    Me duele tanto no tenerte



    Me estremezco solo de pensarte tan lejos,
    Mi mente grita esperando que escuches su queja;
    Su desgarrador grito de impotencia…

    Me duele tanto no tenerte cerca,
    No poder deleitarme con el perfume de tu presencia,
    Ni siquiera se me permitirá acariciar tu triste ausencia;
    Tan lejos quedó… en una isla desierta.

    Mis gritos quedan atrás silenciados y ahogados
    Por ese horroroso ruido que es el que produce
    El olvido… al marcharte lejos de mí.

    Nadie tiene la culpa, salvo la injusta verdad,
    Acariciamos un pecado divino…
    Amarnos pese a todo y todos, donde no existe maldad.

    Hoy carecemos de dones para guardar
    Y morimos… y eso sí es verdad,
    Donde otros con más suerte que nosotros
    Comenzarán…

    miércoles, 12 de septiembre de 2012

    Los gemidos surgen en la noche…



    Estoy solo, en esta selva abrupta que son mis pensamientos,
    y no deja de darme miedo
    cuando recorro, una y otra vez, con mi fantasía,
    la sedosa, perfumada y ambarina porción de tu cuerpo.

    La estoy sintiendo… y es inconmensurable.
    me quema y desgarra profundo dentro y la siento
    como se distribuye por instantes, hasta que me sangra el pensamiento, de tanto como aliento, mi deseo insaciable.

    Mi sexo, se almidona preparado para amarte,
    se extiende por el pasillo almibarado, húmedo y caliente,
    y se hunde sin espera, sin silencios, acaso también...
    sin siquiera estar tu y sin esperarte...

    Los gemidos surgen en la noche…
    y se disgregan por la habitación, a oscuras.
    ¿Son los tuyos…? o acaso…
    ¿son solo los míos envalentonados por tu sumisión?

    Mis labios no tardan en aprisionar los tuyos,
    y bebemos ambos de nuestra pasión,
    culminado en un sonoro grito de éxtasis y dolor...

    No puede ser... ¡estoy solo!
    ¿dónde te fuiste de nuevo, mi amor?
    enciendo la luz amarilla de mi habitación
    y, efectivamente ella, no está;

    de nuevo mi mente… me engañó.



    domingo, 9 de septiembre de 2012

    Somos como hojas que golpea el viento




    En este futuro incierto,
    cargado de incertidumbre y miedos.
    Somos como hojas que golpea el viento
    a las que lleva con su empuje fuera del tiempo.

    La tierra de nuestros sudores,
    labradas con profunda agonía,
    son esquivas y hasta frías,
    nos acarician con su aliento
    y nos resecan las heridas.

    Canta el miedo su penar, recorriendo los desiertos
    senderos de la vida, por caminos de piedras polvorientas,
    siendo como el quejido del labriego...
    ¡lamentándose de su suerte y de su alma perdida!

    No me pidas emociones, pídeme si acaso un don,
    ser dueño de una gran bondad, para huir del egoísmo,

    fiel fracaso de esta horrible y sangrante humanidad.



    sábado, 8 de septiembre de 2012

    Crece el invierno de mis soledades




    Crece el invierno de mis soledades,
    las aguas negras se agitan
    y se posan sobre mi cadáver.
    Otoños que, del ayer… fueron ya olvidados.

    Hasta las historias solitarias
    fueron heredadas de mis sueños
    viajando sin alegría… solas
    en aras de su propia agonía.

    Fui culpable de mi cuerpo,  y que éste fuese,
    productor de amargos desencantos,
    de agrestes y lastimosos llantos,
    que enrojecieron de ira por cuantos me ofendieron,
    heme aquí, marchito, o… tal vez, vencido pero,

    ¡nunca humillado!



    viernes, 7 de septiembre de 2012

    Hastiada, la luna llena, nos contempla



    Recorrerán mis lágrimas su cuerpo,
    y con ellas, el dolor, me vencerá,
    besaré su piel hasta saciar la sed
    y su cuerpo… y mi cuerpo, lo agradecerán…

    Sueños... sueños... sueños...

    Hastiada, la luna llena, me contempla,
    y ve como se me enajena el alma,
    al saber lo cerca que estuve de ella,
    y que aún así, la dejé escapar... 

    sabiendo que no podríamos, ni ella ni yo… como sueño,
    disfrutar, en la realidad, de nosotros, ni hoy,  ni ayer.
    Otra vez me tocará  huir hacia ese bosque denso
    y sórdido que es la soledad.

    Buscamos entre las sombras a esa figura
    de mujer soñada que sepa cómo hacernos felices
    y que logren traer a nuestra vida la felicidad,

    venciendo nuestros miedos e incitándonos a sonreír.



    jueves, 6 de septiembre de 2012

    Quiero herirme con mis manos y odiarme



    Quiero recordar cada atardecer de mi vida
    que no estuve contigo…
    para así poder renegar cada segundo,
    por no haber estado atento y por perdérmelo.

    Quiero herirme con mis manos y odiarme
    con el pensamiento, por cada instante que te amé
    y me odie al mismo tiempo, por no saber
    cómo saborear todo ese amor que me ofrecías.

    Sí, lo sé, no supe abrazarlo a tiempo  y hacerlo mío...
    y hoy... la lejanía me puede, me vence y desarma,
    y me sumerge en el más profundo abismo de aquello
    que me estruja el alma, se apodera de mis sueños

    y sin tener compasión… me mata.