Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    sábado, 28 de diciembre de 2013

    Me deslizaré en tu cuerpo sin hablar… solo te amaré



    Ansiaba besar su boca y me acerqué a besarla,
    sus labios eran pura ambrosía y me deslicé en ellos
    como si mi boca fuese ya solo hierro fundido…
    sus manos se hicieron dueñas de mis caderas,
    apretándome contra sus ingles y dejando que mi “debilidad”
    se abriera hueco entre sus muslos…
    para ese instante estábamos ya los dos desnudos.

    Me deslicé sin hablar, sin dejar de beberme su aliento y navegar,
    mi lengua, sobre sus fluidos.
    Nuestros cuerpos ya no nos respondían,
    nada podía detenernos, éramos como un volcán,
    puras llamas incandescentes abrasándonos mutuamente entre susurros,
    gritos y gemidos.
    Quise entonces rizar el rizo y la apresé contra la cálida madera del piso…
    parquet tibio de brillante y pulida madera de roble,
    dejando que su trasero me diera la bienvenida y entrando mi miembro…
    sin prisas… recibiéndome allí sus entrañas , húmedas, calientes y, ella, bien sumisa. 
    Mis ojos lloraban de placer al verla como se agitaba y gemía,
     gritando loca de deseo y encendida.


    domingo, 22 de diciembre de 2013

    Bebí sin saciarme



    Sembré los campos de suspiros
    Buscando que alguno fuera siembra
    y de él germinara el amor
    Y a él solamente, ver crecer en mi interior.

    Bebí sin saciarme, de sus raíces,
    Comiendo goloso de sus frutos
    Hambriento y ahíto de sed
    Y queriendo vivir en sus entrañas.

    Mi ánimo se quebró al descubrir
    Que todo fue en realidad sequía…
    Dejadez, desamor y mentiras,
    Huyendo a caballo de mis letras…
    Sin querer saber nunca más
    De la poesía.

    Arde su corazón, se queja y arde sin saber que,
    Por muchas emociones que la delaten al alma,
    Mis sentimientos fluirán y latirán, sin goce…
    Perdidos y ofuscados en la mía.


    martes, 17 de diciembre de 2013

    ¿Por qué será que todo mi cuerpo huele a ti?





    ¿Por qué será que todo mi cuerpo huele a ti,
    Si ni siquiera te he tocado…?
    ¿Por qué siento el calor de tu cuerpo
    a través de mis manos,
    Si nunca pasaste por ellas ni te han acariciado?
    ¿Por qué toda mi vida pasa por ti,
    Cuando lo que siento es un cuchillo
    Atravesando mi garganta,
    Como un sollozo sordo y dolorido,
    Al cual quisiera hubieras amordazado con un beso?

    Voy caminando taciturno y silencioso
    Por este enorme valle de cardos,
    Cargado de sueños, sin dormir ni soñar
    y de tus pensamientos olvidado.

    ¿Por qué lucho contra mis propios deseos
    Renegando desde la distancia
    Y maldiciendo por lo que siento…
    Si a la sazón mi vida, fui yo quien te la ha regalado?


    sábado, 14 de diciembre de 2013

    Quererte aún a sabiendas que eres solo un sueño



    Te amo con la voluntad de quererte,
    Quererte aún a sabiendas que eres solo un sueño,
    Adorarte mientras duermo y al despertar seguir amándote.
    Perderme en los vahos soñolientos de mi cerebro
    Mientras creo encontrarte, abrazarte,
    inhalando tu perfume sin soltarte
    besándote y haciéndote el amor… sin soñarte.

    Te amo, y me pierdo en el interior de tus sentidos,
    Nadando por ese río salvaje que es tu sangre,
    Apoderándome de cada plaqueta; de tu oxígeno,
    Hasta asfixiarme de tanto sentirte, de tanto gozarte.

    Quiero retozar en cada molécula de tu cuerpo,
    En cada pensamiento tuyo revolcarme…
    Beberme de tu aliento cada beso derramado
    Sin pensar que todo eso que pienso es pecado.

    Quiero amarte y mecerme en cada uno de tus suspiros,
    Hacerte mía mientras tú me haces tuyo
    Y ardemos en las llamas de la pasión bebiéndonos cada uno,
    Nuestros orgasmos, licuados y diluidos en la ilusión y el delirio de amarnos.


    viernes, 13 de diciembre de 2013

    Quiero perderme en sus brazos… una vez más






    La veo de lejos… hundida, apagada, sin poder gritar.
    La noche está oscura, sin estrellas ni luna,
    Ni una mano amiga la abraza ni consuela su amargura,
    Me hace sentir frío, dolor, desasosiego y tristeza.

    Me asombra verla tan distante y silenciosa,
    Pese a todo, me embelesa aún más si cabe, su hermosura.
    La miro desde la profundidad que me da la angustia y pesar
    Y bulle en mí un deseo, el perderme entre sus brazos, una vez más.

    Sus ojos se abren esperanzados, me llaman y tiende, abiertas, sus manos.
    La ira se apodera entonces de mis sentidos, las ansias, de mi alma rota,
    Corro… mirando solo en una dirección, sus ojos.
    Todo inútil… como siempre, sus ojos se cierran y las sombras me engullen.




    miércoles, 11 de diciembre de 2013

    Montañas y desiertos, sin sol al que soñar




    Te busco con mucho pesar
    Camino a tientas entre mis tristezas,
    Sin querer volver la vista atrás,
    Eres tú, la mujer de mi soñar.

    La princesa de mis cuentos,
    La de mi bello despertar,
    Siempre fiel a tu reflejo,
    El de tu lindo mirar.

    Te busco en tantos ojos,
    En tantas sonrisas que veo al pasar,
    Ninguna es tuya… ni alada, ni de mar,
    montañas y desiertos, sin sol al que soñar.

    Te busco… no sé si acierto
    O tal vez me vuelvo a equivocar.
    Solo atino a pensar si mi vida camina sola,

    Creyendo que te busca… sin ser verdad.


    jueves, 5 de diciembre de 2013

    Caliente, excitante, húmeda y enamorada




    Te quiero besar, hacerte vibrar, hasta estremecerme contigo,
    en cada sacudida de mi cuerpo sobre el tuyo vencido,
    despertar y renacer en cada gemido vertido por tus labios
    y morir de nuevo feliz, al expulsar con ansias los míos.

    Quiero tener abarcados tus pensamientos, tus abrazos y tus besos.
    Inhalar hasta la extenuación tu perfume de mujer apasionada
    y Beberme esa saliva almibarada que me ofrece tu lengua,
    Caliente, excitante, húmeda y enamorada.

    Verterme en tus entrañas, hasta no quedar en nada.
    Solo en un cuerpo vacío… nadando sobre tu alma.
    Reposar mis sentidos mientras navego por tu sangre
    Y morir silencioso, quedo y satisfecho,
    sabiendo lo mucho que te amo y me amas.


    jueves, 28 de noviembre de 2013

    Solos en la misma habitación, entre sábanas de seda, tu piel… y mi amor.




    Te tuve una vez más… y ya van dos, disfrutados,
    dos sueños bien despiertos los dos… cumplidos y satisfechos.
    Al igual que esos besos que me has ofrecido golosa
    o los gemidos recibidos en mi boca por tu jadeante aliento,
    Latentes todos ellos en cada estremecimiento de mi cuerpo.

    Largas horas de victoriosa sensación, dedicadas a gozarnos tú y yo.
    Sin pensar si volverá a ser, o, tal vez sin querer pensarlo.
    Solos en la misma habitación, entre sábanas de seda, tu piel… y mi amor.

    Me sumí en tus besos, me bebí cada suspiro y me brindé los orgasmos,
    Esos que tan satisfecha me entregabas… mientras yo me dedicaba a regalarte los míos.
    Siempre los dos abrazados, unas veces tu encima, otras, al costado y las más…
    tú debajo de mí sacudiéndonos el uno al otro las alegrías, hasta quedarnos sin energías.
    Tu, dándoselas a mi cuerpo, yo… supliendo con las mías tus deseos y vacíos,
    llenándome tú, de ilusiones, esperanzas y sueños , hasta lograr hacerme un hombre nuevo.


    Muerto… sin vida, como objeto sin tiempo

     

    Me acerco hasta ti y es pronto para alcanzarte,
    me separo y te contemplo por largo rato,
    los minutos pasan deprisa, la noche llega,
    con su faz inalterable, su cuerpo,
    como un manto frío y lúgubre, corre a abrazarme.

    Sin vergüenza alguna,
    me pasa sus sucias y negras garras por el rostro,
    resbalando por mis mejillas sin disgusto alguno,
    húmedas de lágrimas, y heladas por la desilusión
    y desventura de mi fracaso.

    Te esperé tantas horas…
    que mi corazón quedó talado y roto,
    muerto… sin vida, como objeto sin tiempo,
    como el árbol viejo que ya no sirve ni para leña

    y se le corta y arrastra…  para servir de abono en el campo.


    sábado, 23 de noviembre de 2013

    No cejaré en mi empeño de tenerte, Te buscaré en cada amanecer


    Me encanta tu sonrisa
    Ese mohín coqueta
    Al chocar tu boca con mi beso,
    Deseoso, toda vez que tardío.

    El brillo de tus ojos al mirarme,
    Tu lengua cálida y caliente
    Cuanto te relames de deseo
    Y mojas tus labios rojos al besarme.

    La curva de la piel de tu vientre
    Y la dulce línea de suculentos deslices,
    Tan solo esperando al momento
    En que los devore con mi boca hambrienta.

    Amo cada pliegue de tu piel,
    Cada orificio donde son guardados
    Tus secretos, fiel tesoro de tus ansias,
    Y las ansias de mi goce y de mi pecado.

    No me cansaré de desearte ni amarte
    Ni verme en cada gesto tuyo,
    En cada flirteo de tus ojos hacia mí
    Ni en cada latido por ti y por mí, dados.

    No cejaré en mi empeño de tenerte,
    Te buscaré en cada amanecer,
    En cada flor y en sus aromas
    O en cada letra de los “te quiero”.




    viernes, 22 de noviembre de 2013

    Mientras tú, me sueñas y… me esperas.



    Me recreo en su mirada, la observo y admiro,
    es ella, mi amor, a quien yo más amo y deseo.
    Vibra ella ante mis besos,
    me estremecen a mi sus anhelos.

    Su sonrisa de niña, me eleva,
    su alma de mujer enamorada e ilusionada,
    me hacen beberme sus silencios.

    ¡Te amo! ¡Grito y grito
    sin parar para mis adentros!
    pues, para afuera… yo no puedo.

    Ella no está sola…
    Alguien que no soy yo…
    La acompaña, aunque no lo quiera,
    Sus sueños viajan en pos mío.

    Mi cuerpo, sentidos y entrañas,
    La esperan, pero no dormido.
    Quizás enajenado en una locura buena,
    La de quererla y protegerla.

    Viviré para quererla, para sentirla,
    Como viviendo en una nube,
    Aquella de lo alto, la que nadie espera,
    Salvo mis silencios, cuando las contempla.

    Escribirte quiero, palabras que te lleguen,
    Suspiros que tú quieras, para amarte,
    Para abrazarte, sin siquiera elevar mis manos,
    Tan solo con mis pensamientos

    Mientras tú, me sueñas y… me esperas.


    jueves, 21 de noviembre de 2013

    Antes de decirnos mutuamente adiós y… desaparecer.




    Dicen que la distancia hace el olvido,
    que los momentos ya pasados no volverán jamás.
    Sensaciones agradables, situaciones que un día
    Ya pasado, lo fueron en emociones mucho más.

    Por esa razón le escribo yo al olvido,
    Porque sé que son solo vivencias que se fueron…
    Pero no sin antes pasarse por el corazón
    navegar por sus latido, sus entrañas y gozar.

    No busco una razón para recordar tu cuerpo tras gozarte,
    Ni rememorar los besos de esos labios que, una vez besé.
    Cargados ambos andábamos por caminos insondables
    Ebrios de deseo, ansias
    Y una pasión casi enfermiza por amarnos otra vez,

    Antes de decirnos mutuamente adiós y… desaparecer.


    miércoles, 20 de noviembre de 2013

    Eres la felicidad que me arropa




    Si no fuese porque tengo en mí
     la alegría y la felicidad de quererte,
    la pasión de creer que es posible,
    que juntos un día estemos siempre.

    Sería para mí peor que un suplicio,
    una tortura, el no verte, besarte,
     olerte y  sentirte…
    y menos si cabe, poder hablarte.


    Eres, mi amor, la máxima expresión
    de lo que es un amor profundo,
    sentirme así, como te amo,
    sin siquiera querer percibir
    la niebla de esta distancia
    que nos aleja sin rumbo, hacia la oscuridad.

    Pero, no, no me puedo sentir triste,
    ni dejar que las ansias de quererte,
    me obnubilen y anulen la voluntad,
    sé que te tengo… sí, lejos,
    pero sin olvidarte de mi, ni despertar.

    Eres la felicidad que me arropa,
    el sonrojo que me arrulla y acaricia,
    el sueño que me apacienta y estimula
    y el amor…
    que me abraza y me provoca
    el no querer despertar.


    Tus labios húmedos piden beber de mi boca




    Tus labios húmedos piden beber de mi boca,
    Mi boca ardiente ansiosa de beber de la tuya,
    Me piden beberme a sorbos cada gota de tu saliva
    E inhalar de tus suspiros ebrio de amor y de tus besos.

    Dejaré a mis manos arder como yescas en tu cuerpo
    Hasta perder mis miedos en tus entrañas.
    Y sentir como tú pierdes los tuyos en las mías
    Fundiéndonos el uno al otro, incendiados de deseo.

    Acariciarte incitándote al orgasmo, hasta volverte loca
    Y yo, unirme a esa especie de baile y de locura tuya,
    Sintiéndome hambriento por llenarme de tus besos,
    y tú, pequeña amada mía…
    ¡regalarme todo ese placer que llevas dentro!


    martes, 19 de noviembre de 2013

    ¿A quién debo este flaco favor de no tenerte?



    Que vivo estremecido pensando en ti,
    yo lo sé y no me culpo,
    así es como vivo yo el amor, intensamente,
    siempre intentando saciarme.

    Que solo me importa extasiarme ante tu presencia
    Sintiendo envidia de la ropa que vistes, y te acaricia.
    Del calzado que calzas,
    del bolso que cuelgas a un costado de tus caderas
    y hasta del color con el que vistes tus uñas,
    tal es mi angustia ante esa presencia tuya que me enamora.

    ¿y qué puedo hacer si es así como se me antoja quererte?

    Si con tan solo aspirar tu perfume me mareo,
    Siento escalofríos, sudores
    y hasta se me reblandece el corazón.
    ¿A quién debo este flaco favor de no tenerte?
    ¿A quién o a quiénes debo odiar o despreciar
    para que tu caigas rendida entre mis brazos?

    Pasan las horas, los días se van…
    Y en este silencio en el que me diluyo,
    Pienso si ante este delito mío… el de amarte,
    Si merecerá la pena para ti el que…  me puedas esperar.