Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    martes, 7 de mayo de 2013

    La lava ardiente era tu sangre y tus entrañas, la fuente eterna.


    Temblando de orgullo suspirabas,
    levantando la mirada sin tener que decirme nada.
    No esperé a que abrieras la boca y te planté un beso
    que te dejó desconcertada, aunque, feliz y algo asustada.

    No tardaste ni un segundo en abrir tus labios 
    y enlazar tu lengua a la mía que ya te desnudaba hambrienta, 
    mientras nuestros cuerpos se enlazaban, encontraban y se amaban.

    Fuego y llamas de nuestros cuerpos que ardían y quemaban,
    sofocados de deseo y calentura, 
    nos pedían a gritos que ya no aguantaban más, 
    que era del todo insoportable aquel deseo infernal.


    Tu misma saltaste sobre mi y dejaste que mi miembro, 
    erguido y orgulloso, entrara en aquel maravilloso volcán, 
    donde la lava ardiente era tu sangre y tus entrañas, 
    la fuente húmeda y lujuriosa de aquel amado y anhelado manjar.