Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    sábado, 29 de junio de 2013

    Una chispa sin luz ni brillo




    El dolor no me dejaba pensar,
    la mente enmudecía y las lágrimas
    tan solo eran agua buscando un cauce
    que no existía.
    I

    Cuantas más veces dejo al dolor
     mellar en mí ánimo,
    menos interés manifiesto
     en que no consiga hacerme daño…

    soy la espina…
     que hiere y lastima lo que siento,
     burlándose de lo que carezco…

    II

    Soy la llave de mi propia alma
     y la cerradura oxidada
     de una puerta olvidada, triste, melancólica
     y, acaso, sea también,
    el cerrajero que la fundiera
     dándole mi propio nombre.

    III

    No me burlo del dolor…
     ni siquiera lo mancillo
     creyéndolo solo mío,
    me siento tan solo una estela,
    un relámpago,
    que una vez brilló en el cielo
    Y hoy… en un desierto perdido,
    sea solo una chispa sin luz ni brillo.

    Me alejé sin Creerte y, me perdí...



    Fui culpable, lo sé y no tengo perdón ni excusa alguna,
     me alejé sin creerte y, me perdí...
    Me recree entonces en mi mala suerte,
    sin luchar ni defenderme.
    Maldita situación comprometida la de mi buena suerte,
     buscada una y mil veces y encontrada,
    cuando fui a perderte.
    II
    Me alejé de una realidad que detestaba,
    rehuyendo del dolor que me infligías si no lo hacía.
     Me volqué en sentimientos que no me pertenecían,
     para obviar mis culpas y esconder mi cobardía.
    Heme aquí hoy, cuerpo y alma de mi desconsuelo,
    soy pecado, humano enardecido y equivocado,
    esperando el perdón de aquellos que, ayer... me condenaron.


    martes, 25 de junio de 2013

    Ni una sola esperanza lo abrazó





    Una tristeza se ha apoderado de mi corazón,
    lo ha rodeado con sus sucias garras,
    envenenadas por el dolor
     y lo ha apretado hasta dejarlo sin sangre.

    Sus latidos se hicieron lentos y agónicos,
     apenas se le vislumbra un hálito de vida.

    Su fuerza se perdió buscando mil razones para seguir,
    proseguir este arduo viaje, que es la vida,
    buscando hallar la fe que lo arrastre,
    Tras ser abandonado a su suerte.

    Lo buscó tanto… una sola razón, ¡un solo corazón!

    Mas solo encontró desolación, dolor o desilusión,
    Ni una sola esperanza lo abrazó…

     Y hoy… se muere.
    No parece querer vivir,
    ni siquiera se resiste... se dio al fin… por vencido.

    sábado, 22 de junio de 2013

    Me rebelo a mi destino




    Tras vivir en una constante sumisión,
     me rebelo a mi destino,
    no es de justicia que yo,
     no pueda agotar todas las posibilidades exigibles.

    ¿Qué me importa si el tiempo se me echa encima?
    ¿Si las manecillas del reloj
     me golpean una tras otra sin tener piedad alguna?
     ¿O sí el toc, toc, de mi corazón se está agotando,
     tal vez por la angustia de saber:
    de manera cierta que, mi tiempo... se está agotando?

    Soy la odiosa espera que,
    grita con rabia, mirando hacia el cielo
    y clamando porque, el mañana, sólo sea un sueño
     y yo, hoy, haya abierto los ojos y, ya me esté despertando.


    viernes, 21 de junio de 2013

    La Luna… nació para ser Reina

     

    En el cielo, una estrella vestida de blanco luminoso, me cuenta la historia de la luna. Me cuenta de manera clara y serena, su triste existencia. Ella, nació para ser Reina; su nacimiento fue una explosión de MADRE, donde el orgullo de PADRE, puso de acuerdo a toda la corte de dioses y "semidioses" celebrando una gran fiesta en honor de la futura Reina. Nadie contaba, «según me contó la estrella» que, MADRE, diera a luz en tan breve espacio de tiempo un nuevo HIJO, este varón. Al que, por su belleza azul pusieron de nombre; TIERRA. Desde entonces dicen que la bella luna enmudeció, se tornó tímida y melancólica y, me cuenta la estrella, algunas noches, se oculta y desaparece.
    La miro curioso, ahora sé por qué la luna nos embelesa, apasiona y enamora... Ella, la luna, forma parte de nuestra fe, ilusiones y esperanzas.


    jueves, 20 de junio de 2013

    Mi pensamiento se vuelve loco


    Me quema la impaciencia,
    mi pensamiento se vuelve loco,
    está desequilibrado por quererla, ¡desearla!
    No aguanto la espera…
    ansío verla,
     tenerla entre mis brazos,
    sujetar sus latidos contra mi pecho enamorado.
     Recrearme…
     jugando con esas dos cerezas
     que son sus labios,  beberme su aliento
    y llevarla hasta el éxtasis supremo de mis deseos,
    pulsando cada fibra
     o terminación nerviosa de su ser.
    La ansío tanto…
    Tantos son mis anhelos que
    Me arde el pensamiento pensándola,
     el cuerpo, deseándola…
     y hasta rugen mis entrañas,
     enloqueciendo por soltar mi lava ardiente,
     consumirla... y consumirme a su vez… con ella,
    Dejando nuestros cuerpos azorados y agotados.


    Hoy la vi y me abracé al aire...


     

    Hoy la vi y me abracé al aire...
     creí llevarme pegado al cuerpo su perfume.
    Miré sus ojos y vi que sonreían...
     no era a mí, sin embargo... lo parecía.
    Sentí cómo el ansia por poseerla
     se hacía dueña de mis sentidos,
     dueña absoluta de mi cuerpo y hasta de mis gemidos.
    Corrí en pos de ella…
     y la abarqué por la cintura,
    ¡tan linda era y tan bella!
     Que al volverse y ver sus ojos,
     su brillo próximo al infinito,
    me dejó ciego e indefenso ante ella.
    No me dejó reaccionar,
    sus labios se convirtieron en cadenas
     apresando mi boca y mi lengua,
    dejándome inerte, extasiado, ¡enamorado!
    Sufrí un desmayo...
    ¡de tanto como empecé a quererla!
    Por fin estaba unido...
     a un recuerdo que era solo mío, ¡y de ella...!


    miércoles, 19 de junio de 2013

    Me quise embriagar bebiéndome tu perfume



    Me quise embriagar bebiéndome tu perfume,
    Acariciándote… puestos en ti,
     todos mis sentidos
    para el goce de tu cuerpo… y el mío.

    Nuestros cuerpos se queman el uno al otro
    mientras dedico mis esfuerzos
     a enardecer cada milímetro de tu piel,
    buscándote y mordiéndote la boca
    mezclando calientes, nuestros fluidos,
     llenándote y llenándome de ti.

    Quiero ser esa explosión que
    Tras un incendio, deja escapar con fuerza
    Sus gemidos…
    Saciar todas tus ansias de mujer
     y mis anhelos de hombre… con tus suspiros,
    dejando en tus entrañas
     la lava ardiente de mi cuerpo
    y el llanto poderoso de mis latidos.


    Amándonos a destiempo



    Como recuerdo la primera vez que te ame...
    mis labios temblaban al entrelazar los tuyos,
    rosados y frescos,
    y tan golosos como los míos.

    Te besé, y eran tus labios
    Puro almíbar, en un coctel de frenesí,
    Envolviéndonos la  pasión
    con la dulzura que nos daba la inexperiencia.


     Y dejé a mi lengua que hablara por mi,
     que supliera mi torpe excitación
     con la calidez imberbe
     de mi amor incipiente.

    Temblabas...
    y tu temblor unido al mío,
    le dio alas a nuestros cuerpos
     que, tendidos y abrazados
    dieron rienda suelta a nuestros deseos juveniles,
     amándonos a destiempo.


    Me va costar olvidar lo que te amé









    ¿Cuántos años más tendré que despertar en soledad,
    Preguntándome… en qué fallé?
    ¿y cuántos más miraré a los ojos de quienes suspiran
    ante mi pena y se duelen de mí?

    No quiero vuestras palabras de aliento,
    ni despertarme en medio de un bonito sueño,
    quiero solo, tenerla entre mis brazos…
    ¡Y creerme de una vez… lo que estoy sintiendo!

    No quiero que me dejen de hablar de ti;
    ni que me quieran hacer olvidar lo que te amé,
    ni soportar extravagantes situaciones
     que me obliguen, sin quererlo, a separarme de ti...

    Sé que es lo que debo hacer… aunque no quiero.
    Mi mente también lo entiende
    pero mi corazón se parte en dos
    cuando intento obligarlo a hacerlo…

    ¿Volveré a convertirme en sueño
    Y en él, sin miedo…
    Pensaré que habré logrado olvidarme de que
    alguna vez... exististe?

    Inútil, lo sé, pese a mi tristeza…
    cuando despierte,
     me va a costar olvidar lo que una vez... te amé.



    viernes, 14 de junio de 2013

    Viste de negro... la muerte



    Viste de negro... la muerte,
     aunque algunos la puedan ver,
     desnuda y sensual.

    De largos cabellos rubios,
     labios sedosos,
     calientes y sabrosos.

    Susana se hace llamar.

    La conocí en un viaje a las Sábanas,
     salvaje, pasional y enloquecida.

    No dudó a la hora de tirar de mí,
    abrazarme, envolverme entre sus uñas,
     largas y pintadas de rojo,
     y, una vez sujeto y aplastado
     por su cuerpo viciado,
    desgarrarme con inusitada rabia, el alma.

    Mientras, dentro, en mis entrañas…
    mi corazón se debatía entre luchar y salvarse
     o morir convulsionado y extasiado
     hasta quedarme sin aliento pero... Feliz.


    Dejamos morir cuanto de amor nos unía...



    I
    Tuvimos cinco hermosos años
     de felicidad compartida,
    Pasaron tan rápidos y con tantos anhelos
     por rematarlos con un hijo que,
    Se nos pasaron de largo…

    La felicidad nos compadecía y hacía gestos obscenos,
    Intentando compensarnos por las noches
    Y muchas veces, por el día.

    II
    Por fin llegó ese día, la felicidad completa…
    Tras la noche romántica prometida,
    hicimos de nuestro amor su único dueño…

    Dando rienda suelta a nuestra pasión, entre velas,
    baño de sales, un masaje y luces encendidas.

    III

    Día tras día…
     nos bebimos el éxtasis de nuestro amor,
    hasta que nuestros cuerpos
    quisieron unir las semillas y crear una nueva vida.

    Hoy la felicidad se ríe de nosotros…
    Con los años creamos dos vidas…
    ¡Dos maravillosas vidas llenas de luz y alegría!

    Aunque nunca sabremos cómo,
    olvidamos el amor, nos atrapó la guerra
    Y sin quererlo…
    dejamos morir cuanto de amor nos unía. 


    martes, 11 de junio de 2013

    El cuerpo que te arropa




    I
    Entre sonidos entrecortados,
    jadeos, suspiros y gemidos,
    soñamos con ser vencidos,
    desarmados y doblegados.
    II
    Insensata la forma, injusta las maneras,
    buscamos quienes nos aporten,
    o nos igualen nuestras quimeras.
    III
    Queremos vivir la vida
     de una manera lineal
     y sin saltos,
     pretendiendo esquivar
     cuantas piedras
     se nos interpongan en el camino.
    IIII
    Consiguiendo tan solo
     que en nuestra vida diaria
     parezcamos unos simples payasos... sin gracia.
    V
    Quisiera vestir mi alma de azul
     para parecerme al mar que tanto amas.
    Luego,
    sería esas perlas brillantes y ufanas
     que tanto luces
     en esas noches locas
     que de mis brazos te escapas.
    VI

    Reconvertirme en sábanas de seda,
     rodear tu cuerpo,
     hasta fundirme entre tus poros
     y beberme, al fin,
    con denodadas ansias,
    tu perfume,
    hasta extasiarme y así, ser tú
    y mi alma…
     el cuerpo que te arropa.