Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    miércoles, 7 de agosto de 2013

    Los sonetos más sublimes



    Te admiro por entero,
     mientras, mis manos,
     escriben sobre tu piel sedosa y cálida,
    los sonetos más sublimes y más sinceros.

    Dejo que mis manos, mi boca y mis labios
    Hablen por mí…
    no hay que decir mucho… solo, sentir.

    Me muevo sobre tu cuerpo,
    como lo haría una serpiente…
    con sibilante siseo, para enervarte
    amor… encendiendo tú deseo.

    Siento como tus sentidos
    responden a los míos…
    nuestros alientos enloquecen,
    y gimen nuestras bocas unidas.

    Ya nuestros cuerpos no responden
    Se guían por sacudidas…
    descargas eléctricas que perforan,
    voltean y remueven nuestras vísceras enloquecidas.

    Me muerdes la boca,
    mis labios me haces sangrar…
    no siento dolor,
     ni la sangre por la comisura de mis labios resbalar,
    solo siento una humedad caliente…

    la que hundida en tu cuerpo me hace gozar.


    Maldiciendo y llorando a la vez…




    Pocas veces pretendí,
    recorrer con la mirada
    cuantas cicatrices secas…
     llevaba pegadas a la espalda.

    Heridas que un día dejé sangrar
    llevado por la pena y la rabia
    que hirientes no me dejaban dormir
    queriendo ser dueñas de mi alma.

    Las miro por fin en mi espejo
    las recorro una y otra vez doliente
    de sal, mugre y cien batallas que, Perdí,
     sí… en el inmenso mar de mis dudas.

    Son mías… lo sé, ¡no las rechazo!
    Por ellas estoy hoy aquí,
    Maldiciendo y llorando a la vez…

    Viejo y duro, como una roca... de sal.


    domingo, 4 de agosto de 2013

    Sonriéndole al sueño



    Es tanta la soledad infame…
    que maldigo lo necio de este castigo,
    Y aunque me aislé para no culparme
    solo conseguí acallar un suspiro.

    Necio de mí, siempre mendigando
    esperando que me llegue el labio
    sonriéndole al sueño
    O lamentando que no llegara el beso.

    Me recreo en las horas de soledad,
    intentando obviar los sonidos
    aquellos que fueron de verdad
    la excusa inalterable de mis silencios.

    Hoy aquí… mañana,
    ¿quién lo sabe?
    Doblegando, tal vez, al alma,
    o llorando a caudales.

    Esperando tener la suerte,
    que el dolor sea hondo
    Y a mi muerte…  
    Se vaya hasta el fondo

    ¡y se hunda en las profundidades!


    sábado, 3 de agosto de 2013

    Déjame seguir soñando


    Y la ilusión se convirtió en poesía
     y la malvada razón... la poseyó.
    Hoy tan solo es una realidad mas,
    no vuela, no ilusiona
    y apenas la empiezas a vislumbrar... se desvanece;
    cómo el humo, los sueños… o el amor.

    Déjame seguir soñando,
    puede que al despertar, mi mañana... sea otro
    o tal vez una nueva estrella alumbre mi destino,
    y me guíe más allá de donde luce y visten al sueño. 
    Me recrearé no obstante en dormir
     y dejar que lentas las horas, pasen sobre mí,
    quizás ellas me acaricien,
    me besen o me amen…
    como yo te quise a ti.