Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    domingo, 29 de septiembre de 2013

    Ya no me importa ni miro al futuro



    Hoy me rebozo en el barro de las nostalgias
     queriendo revivir y sentir de nuevo,
    inoculando mi torrente sanguíneo de pensamientos viejos…
    caricias, abrazos y muchos besos,
    todos olvidados… en un pasado añejo.

    Sí, quiero hoy, vivir, sentir y gozar de nuevo,
    aunque solo sea para revivir lo soñado,
    recuerdos de un amor que fue por mi glorificado,
    sobre un cálido lecho, dos cuerpos fundidos gimiendo y llorando.

    Ya no me importa ni miro al futuro,
    pues me encerré sin querer escapar del pasado,
    pidiendo, mirando al cielo, tan solo un deseo…

    ¡suficiente memoria para no olvidar lo que te quiero!


    viernes, 27 de septiembre de 2013

    El delirio que vive de mis sueños



    Eres, cariño, el valle que me abastece,
    el aliento, en forma de tornado que me oxigena,
    el murmullo del viento, gritando a la tarde,
    mientras me susurra al oído que no estoy solo.

    La fina mano de seda que, cargada de ternura
    me acaricia, masajea,  consuela, o,
    el dulce delirio de un perfume que,
    inhalado por mi pituitaria, me hace sentir deseado.

    Eres el sol que abrasa mis sentidos,
     y también, la hermosa luna llena…
    la verde espiga que, hermosa,  al viento,
    conmueve mientras, cimbrea y coquetea.

    Eres, /y no soy quien para negarme/
    el delirio que vive de mis sueños
    y de mi cuerpo, sin despertar, se apacienta,
    calmando la pasión y el éxtasis de mi existencia.

    Eres, mi amor, la turba, húmeda y anhelante,
    la misma que hace vivir con su néctar,
    a todo aquel ser vivo que respira,

    se mueve y que alienta en la Tierra.


    lunes, 23 de septiembre de 2013

    Estallido de deseos, éxtasis, pasión y locura

    Detrás de esas largas, 
    onduladas y hermosas pestañas
    el iris de tus ojos verdes 
    color esmeralda, me gritan que me deseas,
    me retan con picardía, sensualidad y lujuria,
      a entrar sin tardanza 
    en la oquedad de tu fantasía.

    No soy capaz de resistirme 
    y mis manos se apoderan de tu cintura
    a la vez que mi boca apresa
     con avaricia loca la tuya.
    ¡Qué estallido de deseos,
     éxtasis, pasión y locura,
    nos devora a los dos 
    en un volcán de infinita ternura!  

    Nuestras manos son oleadas
     de electrizantes sensaciones
    que se funden en nuestros 
    cuerpos con paroxismo y deseos.

    sacudidas salvajes nos poseían 
    y del placer sucumbían,
    soltando el lastre de tantos sueños 
    y fantasías incumplidas.




    sábado, 21 de septiembre de 2013

    Como un borracho a la botella de licor




    Me conociste siendo frío como el hielo,
    desilusionado y apático con el amor,
    dispuesto tan solo a dejarme llevar por el deseo
     como un borracho a la botella de licor.

    No puedo expresar ni decir cómo lo lograste
    Si acaso dejarte mirar al fondo de mi mismo
    o abrir mi corazón para que entres tú misma en él
    y dejarme así adorarte sin tener que pensar en
    “qué hago yo aquí”.

    Más no importa si el hielo de esta coraza se deshizo
    o si una vez, inocente de mi,
    culpé de mi desgracias, al amor…
    hoy tan solo me importa que tú existas
    Y que fueses la brillante perla que me desarmó.


    viernes, 20 de septiembre de 2013

    Me dices, temblorosa, lo que me amas



    Qué lindo puede ser, una voz susurrante,
     temblando y emocionada,
    sobre tu espalda…
    diciéndote dulce al oído, ¡te amo!

    Me dices, temblorosa, lo que me amas,
    yo, me abrazo a tu cuerpo que yace sobre mi cama
     y espero silencioso a que mis labios pronuncien
    lo que tanto desea expresarte el alma.

    Qué silencios contagiosos cuando,
    pegados piel con piel,
    el beso de ternura, fue puesto en nuestros labios
    con unas enormes ganas.

    Sin verlas venir, nuestras manos enlazadas,
    dan rienda suelta a nuestra fiebre desatada,
    queriéndose con pasión, dulzura
    y a la vez, desesperadas ansias.

    Vemos como beben de nuestras entrañas,
    llenando cada hueco, cada muesca o marca,
    penetrando por nuestras bocas,

    nuestras almas eternamente abrazadas.






    miércoles, 18 de septiembre de 2013

    Puñal que aún persiste clavado en mi entraña

    Imagen obtenida de Internet


    En esa lejanía donde se sustenta tu carácter,
    vive la insolente soledad que me apacienta.
    Ceniza aún caliente de lo mucho que te quise,
    en el olvido, atrapada y con llorosa sonrisa nerviosa.


    Puñal que aún persiste clavado en mi entraña,
    que me grita desde dentro cuanto te añoro,
    queriendo condenar de cuanto espero,
    buscando a la dulce ensoñación de un lastimoso, ¡te quiero!.


    Furtiva escapa el agua derramada del ayer,
    en estos ojos que un día te admiraron, amaron y protegieron.
    Mas hoy sacan la fiereza y la frialdad conque un leal guerrero,
    saca la furia y acaba sin pensarlo, con cuantos a ti te hirieron.


    De egoísmo e ingratitud tratan al amor, los que sufrieron,
    mientras se dan golpes en el pecho, creyéndose cruzados altaneros.

    Triste, desolado y solo... me diluyo en el recuerdo; mientras asoma a mis ojos una luz, la del amor que aún espero.



    lunes, 16 de septiembre de 2013

    Me sacio con la sed lujuriosa de tus labios.



    Me veo viviendo en un sueño
    Y en él me aproximo a ti, siendo tu único dueño,
    Me acerco, me apodero de tu boca
    Y me sacio con la sed lujuriosa de tus labios.

    Mis manos no se están quietas
    te acarician con la voraz avaricia de un náufrago,
    te subyugan palpando tus eróticos nacimientos,
    Penetrando con sus dedos en tu húmeda oquedad secreta.

    Siento que un pensamiento me atrapa y agrede
    Y no es otra que tu orgasmo gritando desde tus adentros,
    Intentando parar lo inevitable…
    Mientras yo, que buscaba ser eterno, me desboco.

    Te miro y son tus suspiros los que aspiro con ansias,
    Tus ojos me encienden, enervan y vuelven loco,
    eres mi diosa,  mi hermosa divinidad del amor,
    Conmoviendo a este humano enamorado y satisfecho.

    domingo, 15 de septiembre de 2013

    Una tormenta de sabores, de entre hiel y vinagre me persiguen



    Cae con fuerza la oscuridad sobre mi alma,
    pesando horrores y lastimando mis dolores,
    aquellos que me afligen y hieren mi calma,
    flagelándome con sus desangelados temores.

    Me asisto con pensamientos que quieren ser más que yo mismo,
    entre las sombras y las tinieblas como si fuesen un seísmo,
    logrando éstos sacudir las entrañas de mi cuerpo como lo haría un cataclismo.

    Me dejé envolver por el dolor, mostrando mi piel llena de llagas y heridas,
    intentando recobrar las fuerzas que me han sido quitadas,
    diluidas éstas entre socavones de nervios y vísceras perforadas;
    pendiente tan solo de suturarlas o sanarlas, con mis lágrimas más veladas.

    Una tormenta de sabores, de entre hiel y vinagre me persiguen,
    aplastándome contra la roca de mis temores,
    batallando entre el amasijo de mis pesadillas y que éstas me amarguen
    o que me disuelvan de una vez este terror, en dulces  y ya olvidados desamores.


    ¡Qué fácil es todo cuando estás enamorado!




    ¡Qué fácil es todo cuando estás enamorado!
    las palabras fluyen fáciles, naturales, 
    casi ecuestres o sibilinas,
    se disfrazan de flores, aroma a primavera y a poesía;
    enamorando a quienes van dirigidas.

    Sus letras son versos, notas o sonetos,
    Música en definitiva en forma de
    canciones que van veloces y raudas a sus almas
    y que se incrustan en sus entrañas adormecidas,
    dando a sus corazones la felicidad de verse correspondidas.

    La felicidad que nos depara el amor,
    no es comparable a ninguna otra alegría,
    ésta es la principal,
     única y jamás debe de ser reprimida.

    Ese es el motivo de cantarle al amor,
    tenerlo siempre presente, mimarlo, sentirlo
     jamás obviarlo…

    para que siempre se quede contigo.


    Una marcha final hacia la verdad





    Sigue pasando el tiempo, sin esperas…
    se me incrusta en los poros,
    penetrando lentamente en mis entrañas;
    la angustia es constante, difusa e inquietante.

    Nada es realidad ni lo es la mentira,
    se me aparece una última visión y,
    no es la que esperaba…
    es el adiós, buscando llevarse mi alma.

    Dejo que me abrace, ella me quiere, yo no la rechazo…
    no será una despedida más,
    tal vez un hasta siempre o un hasta luego,
    después será la libertad quien me abrace o me maldiga.

    Será mi adiós a la miseria, al desencanto,
    una marcha final hacia la verdad
    o una bienvenida a lo inesperado,
    o el rechazo a una vida que no se sabe ser vivida.

    Pero no importa, lo que tenga que venir, vendrá,
    daré cuerda al reloj y lo dejaré pasar,
    él será quien descargue esta pila que tengo por corazón;

    doliente músculo palpitante
     inseparable e indivisible del alma.


    sábado, 14 de septiembre de 2013

    No dejaré jamás morir mi sueño





    Me dormiré para, en mis sueños, buscarte,

    iré tras tu aurea, humo indolente, esquivo y burlón,
    acariciando una sola idea en mi mente;
    estirar mis dos manos y alcanzarte.

    Caminaré obsesionado, obcecado e insistente,
    al igual que ya hizo un templario vivo, penitente,
    él llevaba en sus manos  una cruz dorada,
    y yo llevo en el corazón
    tu bella imagen radiante y adorada.

    La suerte está echada, mi amor amada,
    no habrá Dios que pueda anularme o herirme,
    si al fin te tengo a mi pecho abrazada.

    No dejaré jamás morir mi sueño,
    este ha de vivir en mi hasta alcanzarte,
    y adorarte mi amor,  acariciándote lujurioso,
    o morir,  si acaso, escaso de sueños
    o de tristeza  por no encontrarte
    y a los ojos del mundo, lograr amarte.

    .

    viernes, 13 de septiembre de 2013

    Me duele, sí… me hiere y duele horrores

    Pintura de José Gabriel Acuña pintor y escultor colombiano


    En esta tristeza en la que me consumo
    que se hizo un día dueña de mi alegría,
    duermo tristemente buscando en el sueño,
    la ayuda, siempre inestimable del alma mía.


    Tengo la esperanza puesta en que ésta sepa ahuyentar
    al cuervo de mal agüero que vive en mis adentros
    y que vuela profundo, infatigable y en círculos,
    recorriendo el interior de las entrañas doloridas mías.


    Hoy no me siento dueño de nada,
    ni siquiera del aire que entra en mis pulmones,
    todo es regalado, prestado, usado o viejo.


    Carezco hasta de lo más imprescindible,
    no sé, tal vez... ¿amor propio, orgullo o dignidad?
    Me duele, sí… me hiere y duele horrores.


    Más, ¿de qué me sirve pedirle explicación a un necio?
    Lo que padezco me lo gané a pulso,
    por lo tanto nadie tiene culpa de lo que soy,
    de nada me sirve seguir buscando dónde fallé
    o a quienes necesitaba con tanto ahínco…


    En esta fase de pensamiento... mis dientes rechinan de furia,
    cólera y desesperación, a la vez que mis ojos se anegan de llanto, 
    no me siento culpable de lo que fui, 
    solo la víctima de lo que jamás logré conseguir o ser ¡feliz!




    Ella, en su mundo. Yo, en un universo hostil

    Pintura de Jose Gabriel Acuña: pintor y escultor colombiano




    Quién me iba a mí a decir que, a mis años,
    pudiera volver a sentir en mis carnes
    la llama incandescente del amor,
    tan esquivo y engañoso hasta entonces.

    Precisamente ahora cuando ya lo tenía asumido, olvidado, y enterrado para siempre,
    en el lugar más lúgubre y profundo de mi mente.

    La arena de la playa fue la principal testigo,
    el sol, las olas y la brisa marina,
    las culpables.
    Indefenso quedé ante su mirada,
    su candidez y su expresión de mujer experimentada.

    Pese a ello, quise escaparme a su embrujo,
    huir de esa insegura estampa cristalina,
    fiel promesa de horas incalculables de ilusiones y… falsas esperanzas.

    ¡Imposible, no pude huir!
    caí prisionero nada más abrazarla,
    su esclavo, al darle el primer beso,
    y su dueño, al fundirme en sus entrañas.

    Ahora somos un todo inmersos los dos en la profundidad de nuestros fantasmas,
    Ella, vive en su mundo, y yo, en el universo hostil de mis propias palabras.