Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    miércoles, 11 de junio de 2014

    Prendido a su cuerpo y maniatado a su delirio

    Imagen obtenida de Internet


    La acaricié con premura mientras deslizaba mis dedos por su piel y disfrutaba de su tacto cálido, turbado y juvenil.
    No podía evitarlo, me tenía enloquecido y enamorado,
    prendido a su cuerpo y maniatado a su delirio y a su deseo.

    Me deslicé por sus pechos y dejé a mis dedos quemarse 
    en esa embriagante y peligrosa aventura, 
    sacrificando el ardor de mi bajo vientre por darle a ella su justa y placentera dulzura.

    Mis dedos danzaron al ritmo de la melodía del amor, 
    hablando en un idioma que no todos conocen, 
    el del sexo con amor y no desde 
    el siempre despreciable de una simple aventura.

    La amé y la hice gozar hasta que, al grito de ¡basta! 
    Dejé a mi bastión hablar y compartí de su hallazgo, su goce
    y me desembaracé por fin, del vestido de la abstinencia.