Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    domingo, 8 de junio de 2014

    Te negaba tanto que dolía cada palpito o cada suspiro sometido



    Cubrí avergonzado mi memoria de un rojo deslucido,
    esperando calmar las ansias de lo que yo creía un pasado nefasto,
    un adiós alejado en el tiempo me asfixiaba y acompañaba,
    queriendo yo deshacer el nudo que me ahogaba,


    Te negaba tanto que dolía cada palpito o cada suspiro sometido,
    recreándome en expulsarlo con cada inhalación o exhalación,
    tanto deseaba no pensar...
    que me odiaba a mi mismo con una fuerza abismal.

    Zarandeé cada pensamiento o latido que me hablaba de ti,
    y era un sufrimiento ver como, sin poderlo evitar, volvían en un instante a mi.
    Mi debilidad se hacía cada vez más patente y... me odiaba.

    Acariciaba su cuerpo como si de veras ella estuviera pegada a mi,
    dulce, adorable y cargada de ternura, como en los comienzos;
    cuando aún éramos inocentes los dos...

    Pero el tiempo no perdona, nos rompe a pedazos, nos zarandea,
    nos muele a golpes de necias manifestaciones...
    sentimientos y pasiones que se vuelven engaños, monotonía

    o tal vez sea la justa vara de medir del tiempo, infrigiéndonos fracaso tras fracasos.