Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    lunes, 14 de julio de 2014

    Arderás en el infierno humano


    Imagen obtenida de Internet


    En un alarde de injusta aseveración,
    comencé mi andadura por el dolor.
    Me así a su deforme y enorme figura y me até
    su inmensa tripa abultada e hinchada de putrefacción.

    Desgarrado fue mi lento peregrinar, atado y maniatado a mi destino. 
    Era obvio que no lo había elegido yo, 
    tan obvio como el doloroso final que me esperaba.

    Le increpé muchas veces, intentando en vano convencerlo 
    a desasirme de sus garras,
    le grité e insulté, muchas veces.
    Esfuerzo vano y miserable, él era sordo
    he inexpresivo a mis súplicas.

    El tiempo fue castigándome, execrable, 
    como una condena nunca firmada ni escrita.
    Instigando en mí el abandono, al olvido y a mis desdichas...

    “Arderás en el infierno humano, allá en la costa terrenal 
    donde naciste, solo y sin nadie”.
    Fueran sus palabras, brutales e imperturbable, 
    como lo era él en su deformidad, odiosa y miserable.

    Mis parpados comenzaron a cerrarse,
    empujados por lágrimas doloridas y terrenales. 
    Me sentía un muñeco hinchable,
    una marioneta a la que “alguien”,
    puso una vez, pedales.