Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    sábado, 12 de julio de 2014

    Ella, al fin, era la tierra, siempre fértil, siempre caprichosa


    Imagen obtenida de Internet



    Me aproximé a su cuerpo, hasta casi rozarlo,
    nuestra piel se hizo gemido, se aderezó como un rico manjar 
    esperando a ser saboreado y deglutido...

    Nuestros sentidos se alteraron, dando suspiros,
    pidiendo más aproximación y roces.
    Al fin, nuestros cuerpos, dando brincos sin sentido,
    se abrazaron  y enlazaron revueltos como niños.

    Incrusté mi carne entre sus pliegues sonrosados,
    sin esperar a que sus ganas me lo exigieran...
    logrando arrancarle gritos de la raíz a las sienes.

    Me convertí entonces en la lava ardiente
    que navegaba ardiente y agitada por sus entrañas,
    viscosa y abrasiva, quemaba buscando una salida.

    Ella, al fin y al cabo, era mí tierra, siempre fértil, 
    siempre caprichosa, pidiéndome guerra.