Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    viernes, 24 de octubre de 2014

    Yo la herí, la culpa... fue mía


    Imagen obtenida de Internet




    Cada vez que presiento
    que el amor se me acerca
    y se me quiere adherir, lloro.
    Gimo como un niño sin madre.

    Sus caricias siempre son amantes
    y me dan paz en cada beso,
    en cada caricia de su cuerpo,
    vencida sobre mi cuerpo yerto.

    Inspiro dos veces, entrecortado,
    me peleo, me araño,
    me hiero con insultos soeces.
    Todo en vano... nada me resulta más fácil
    que mi muerte.

    Me angustio, silenciosamente
    quedo, hundido y dolorido.
    Cómo la misma muerte,
    tras el ocaso de su gemido.

    Después... advierto su lejanía,
    evaporándose su imagen en la distancia,
    etérea, vacilante, herida...
    y pienso un solo instante,
    yo la herí, la culpa... fue mía.