Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    miércoles, 30 de abril de 2014

    La obscena escena de una lujuriosa y miserable pasión.

    Angustiosas son las horas de espera,
    mirando de una manera compulsiva
    el reloj.
    Horas de inciertas vicisitudes
    escuchando excitados los latidos de nuestros cuerpos.


    Agónicos suspiros fluyen por nuestros labios entreabiertos, convertidos en gemidos y en llanto, dañando imprudentes nuestro corazón.


    Miserias que riegan su veneno
    por nuestro caudal sanguíneo,
    envenenando una sangre
    que hace mucho tiempo murió.


    Horribles minutos de un tic, tac
    que no quiere esperarnos
    y que avanza inexorable e imparable,
    hacia una muerte oscura e indomable.

    Y en mi condición de ser humano,
    acelero con el cruel acento de mi pelvis,
    la insatisfecha incertidumbre de mi sexo,
    perpetrando la obscena escena de una lujuriosa
    y miserable pasión.




    Viviendo falsas mentiras y experiencias

                                            El autor y propietario de la imagen es Karl Louis


    En este mundo de sueños rotos,
    Soñamos ilusionados esperando despertar
    Sobre un colchón de piel a quien acariciar.

    Lo triste es que nos despertamos
    Húmedos, llorosos o deprimidos,
    Y de una manera odiosa,
    Con mucha falta de cariño.

    Quiero ser un sempiterno sueño,
    Dormir, dormir y soñar,
    Para no despertarme jamás
    Y vivir, una vida inventada nada más.

    Me recrearé en esos sueños,
    Viviendo falsas mentiras y experiencias,
    Hasta perderme en el abismo de ese limbo
    De las realidades alternas.

    ¿Qué me importará,
    Si vivo o no vivo una realidad,
    Si al fin y al cabo…
    Solo seré un ser y su sueño?


    martes, 29 de abril de 2014

    Ansío de nuevo enamorarme



    Siempre me enamoraron unos ojos
    O una bonita sonrisa.
    Me habitué a sentir sus caricias,
    Antes incluso que me tocaran sus manos.

    Inhalaba a distancia su perfume,
    Observaba admirado su mirada
    O me dejaba extasiar, ido,
    Por el calor de sus labios al besarme sin rozarme.

    Linda pasión el enamoramiento,
    Cálida la emoción y el sentimiento
    Y aún mejor para el bien amar,
    Cuando sin miedos,
    Puedes mostrar tus sentimientos.

    Echo tanto en falta esa emoción,
    Me siento en verdad huérfano viviendo sin ella,
    Sin sentir mi piel erizada, estremecida
    O caliente y de pasión enfebrecida.

    ¡Quiero enamorarme de nuevo!
    Sentir bullir la sangre
    Hasta que el corazón parezca gritarme;
    ¡Estoy de nuevo vivo, amo y soy querido!


      

    domingo, 27 de abril de 2014

    Eres la imperfección perfecta, La justa medida de mis ansias


    Me encanta suspirar cuando estás conmigo,
    Mirarte fijamente y observar tu rubor,
    Cuando te das cuenta y sabes
    Qué me imagino haciéndolo contigo.

    Me emociona aspirar tu perfume,
    Ese suave aroma a violetas que tú sabes
    Me vuelve loco y me tienta
    A querer fundirme contigo.

    Tan delicada flor… que te necesito conmigo,
    A mi lado, entre mis brazos,
    Mis labios en tu boca,
    E inhalando tus suspiros.

    Me maravilla tu ternura,
    Tu blanca piel perfumada,
    Tus ansias de ser poseída
    Y hasta el modo en que absorbes mis gemidos.

    Eres la imperfección perfecta,
    La justa medida de mis ansias,
    La insaciable terquedad de una pasión enfebrecida,
    La desmedida sumisión de quien sabe, me domina.

    Por esa misma razón
    Sé de sobras que no estoy loco,
    Que vivo envenenado,
    Pero feliz y dichoso sabiendo…
    Que nunca será contigo.


    "No sufras, vida mía...


    Si me ves perecer, 
    entre la leve bruma de tu pensamiento,
    abrázame un solo instante,
    dame un beso y, desaparece después...

    No quieras ser la nave que cargue o embarque,
    mis últimos extertores,
    e inhales sin querer este venenoso aliento
    que turba y embriaga mis instantes finales.

    Hasta el aroma de las flores languidecen ante mi presencia...
    No cargues ¡Por Dios! los suplicios de esta alma loca
    que se deja adormecer sumisa ante la desgracia.
    Ante el ir y venir de esta otra vida que, jamás conocí...


    "No sufras, vida mía...
    no lo hagas nunca más por mí,
    si muero, no soy yo, es mi espíritu el que muere
    y nunca lo harán los recuerdos que contigo viví.
    No sufras amor… Solo morirá mi cuerpo...
    "aquel que un día... mal habité.


    viernes, 25 de abril de 2014

    Ella no sabe su futuro, su futuro es mío

    Ella no sabe su futuro, su futuro es mío


    La contemplo en su desnudez, ella, me sonríe y asiente, feliz de notar mi admiración.
    No sabe de lo que soy capaz, ni imagina hasta qué punto puedo ser cruel.
    Me aproximo sin dejar de observarla, me estimula su desparpajo y picardía.
    Mi excitación aumenta al mismo tiempo que mis pasos ganan velocidad.
    No queda espacio ni para el oxígeno entre los dos, abrazado a su cuerpo, pegada mi pelvis a su bajo vientre y hundiendo mi excitado miembro en su abismo, dejando ya que sea mi sexo quien la aliente y la abrase.
    Sus gritos, mezclados con sus intermitentes jadeos, me incitan a seguir doblegándome y mi cuerpo sudoroso y agitado, no deja de moverse ágil mente sobre el de ella, chapoteando mi carne en su sudor y mezclando sus fluidos con los míos.
    Sus fuertes contracciones me hacen acelerar los movimientos de mis caderas, adecuándolos a sus convulsiones. Está próxima a estallar, su boca se abre inhalando y exhalando el aire que yo mismo absorbo sin compasión ninguna. Es el momento y la dejo ir… es mía y lo sabe y su orgasmo me pertenece.
    Plácidamente me observa desde su candidez… no sabe que ese fue su último deseo satisfecho.
    El mío… vendrá después.



    jueves, 24 de abril de 2014

    Mi patrimonio, ese que no se ve… la fe


    Hace años inicié una guerra,
    Una guerra donde no había muertos
    Pero sí victimas…
    Fui perdiendo batalla tras batalla,
    Y no, no es ninguna excusa.

    Bien es cierto que mi lucha
    Fue sin cuartel, cuerpo a cuerpo,
    Con las únicas armas que tenía;
    Mis emociones y sentimientos.

    Jamás me provocaron sangrante herida,
    Tan solo grietas profundamente hirientes.
    Me hundí en el abismo mismo de la muerte,
    Queriendo acompañarla en su suerte.

    Hace años me embarqué en una guerra,
    Una guerra cruel sin muertos…
    Pero en la cual hubo una sola víctima;

    Mi patrimonio, ese que no se ve… la fe.


    lunes, 21 de abril de 2014

    Con toda la pasión que se da en un beso verdadero




    De sonrisa fácil, mi niña sonríe,
    Me acaricia dulcemente
    y hasta me responde a mis besos,
    Siempre riendo, siempre divertida y respondiendo.

    La abrazo y ella se aprieta contra mí,
    Su respiración agitada se entrecorta
    Y yo la respondo emocionado
    con los latidos desbocado de mi corazón.

    Nosotros no hacemos el amor…
    El amor nos hace a nosotros.
    Somos los lanceros,
    Lanzamos ágilmente nuestras redes
    Pero somos apresados por su manto anacarado.

    Mi bella dama, una niña solamente
    Cuando, al abrazarse a mi pecho,
    Me deja adorarla, amarla e idolatrarla,

    Con toda la pasión que se da en un beso verdadero.


    Bella de sonrisa purpurina (para las que aún creen en príncipes azules).



    Vives envuelta en tu mundo de fantasía,
    Huyendo de una realidad que te duele,
    Labrándote un porvenir de ilusiones
    Y queriendo ser amada tan solo por sensaciones.

    Te recreas en tus sueños de príncipes azules,
    Dejándote llevar por esa ilusa sensación de libertad,
    Respiras creyéndote dueña de tus sueños,
    aunque sabes que eres esclava indisoluble de tu verdad.

    Tu fantasía crece a la misma velocidad que mueres…
    Sin regalos, caricias o algún labio por besar,
    Eres dueña de tus actos, aunque no los quieres,
    Prefieres seguir durmiendo, soñando nada más.

    Bella de sonrisa purpurina, deja de soñar,
    Los príncipes no existen… vuelve a la normalidad.
    Eres tú la única que puede, solo tú y nadie más,

    Retrocede a tu niñez, si quieres y… vuelve a empezar.


    domingo, 20 de abril de 2014

    Sus emociones me acarician y reclaman


    Ella vive entre violetas,
    Aspirando su perfume
    Se siente protegida.

    Acaricia sus pétalos
    Mientras los observa
    Y admira.

    Ella es pura,
    Y su belleza los estimula.
    La adoran y transpira serenidad,
    Regalándole su aroma.

    Ella vive su sueño
    Entre bancales y madreselvas,
    Su jardín es hermoso,
    Tanto como sus emociones,
    Sentimientos y alegría.

    Sus violetas la rodean,
    La cuidan, dan hermosura
    A su rostro y tranquilidad
    A su triste vida.

    Ella… no necesita nada,
    Ama, ríe y llora…
    Mientras las violetas
    Secan sus lágrimas y suspiran.

    Ella, mi adorable niña…
    Aquella a la que un día olvidé,
    Es hoy la que me busca y ama.


    Con su ramillete de violetas,
    Pegado a su corazón,
    Su rostro de niña, ojerosa y soñadora,
    Hoy me busca, me grita y me llama.





    sábado, 19 de abril de 2014

    Beberme esa insaciable necesidad tuya




    Quiero detenerme en tu piel,
    Besar cada sensación,
    cada palpito de ilusión u aventura
    que me ofrecen tus labios.

    Quiero cercenar sentimientos,
    Tal vez los míos, cuando me lamento,
    O quizás sean los tuyos,
    cuando te aprieto entre mis brazos.

    Quiero, quiero… tantas cosas;
    Llevarte en mis brazos abrazada a mi cuello,
    Sintiendo acelerado tu corazón
    Contra el mío en mi pecho.

    Beberme esa insaciable necesidad tuya
    De acongojarme pidiéndome tanto,
    O de sustituir tus gritos de enfado por suspiros
    Después de haberte amado y gozado tanto.

    Quiero mecerme en cada gemido gozado,
    En cada jadeo o gota sudorosa de tu cuerpo,
    En cada grito de deseo lanzado

    O hasta suplirlas todas ellas, 
    solo por un beso de tu boca.


    viernes, 18 de abril de 2014

    Llanto de siglos, río de lava candente...


    No me dejes en el desierto…
    hambriento y sediento,
    perdido en este mundo
    donde lo que menos importa
    son los sueños e ilusiones.


    No me dejes… si acaso, despertar,
    pues si lo haces y luego te vas…
    me habrás provocado la muerte
    o lo que es peor…
    la desidia y el no volver querer  amar.


    No huyas, deja que me una a tu dolor,
    a ese llanto de siglos, río de lava candente,
    culpable ingrato de nuestra desolación,
    siempre indecente y en lucha contra el desamor.


    No me dejes…
    y si aún después de rogarte, me dejas…
    no pases a la otra orilla, quédate… desesperación,
    al fin y al cabo,  también lo sé…

    ¡Tú nunca me abandonarás!