Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    martes, 30 de septiembre de 2014

    El alma eterna de los mortales



    Ayer cuando mis pasos
    me llevaban caminando
    hacia el rincón de las sombras,
    me encontré a un hombre que lloraba.

    Sus hombros se agitaban
    al compás y ritmo que sus lágrimas
    rodaban a raudales
    por sus mejillas sonrosadas.

    Me acerqué,
    llevado por la compasión
    y con una sonrisa le pregunté;
    ¿puedo ayudarle en algo, señor?

    No contestó ni movió,
    su cabeza hundida entre los hombros
    y sus lágrimas como caudal
    formaban ya en el suelo un manantial.

    No quise insistir
    temiendo molestarle,
    quedé frente a él mirándole,
    mis ojos llorosos lamiendo la tarde.

    No puedo asegurar
    cuanto tiempo estuve así
    solo sé que al levantar
    el señor la cabeza...

    contemplé emocionado que
    quien lloraba
    no era otro que

    el alma eterna de los mortales.


    lunes, 29 de septiembre de 2014

    La vida es un avispero, un tronar del viento, un solo deseo...



    Estoy pegado al abismo,
    lugar insomne
    donde me llevó
    el inconformismo de mi pensamiento.
    Dislexia profunda
    en mi modo de vida,
    ardiente desasosiego
    que me nace en el vientre,
    se me exhala por la boca
    y se diluye en el aire
    cuando huye, a modo de soplo,
    y se me escapa irreverente
    introducido en el alma.





    ¿A qué luchar,
    cuando mi mente
    lo único que me pide hoy
    es dormirme y no despertar jamás?

    ¿Para qué perder más el tiempo
    negándome lo que soy hoy...
    un despojo consumiendo oxígeno
    y el tiempo de los demás?

    La vida es un avispero,
    un tronar del viento, un solo deseo...
    ¿para que pierdo entonces el tiempo?

    acaso yo... ¿lo quiero?


    sábado, 27 de septiembre de 2014

    ¡Atado a tu futuro!



    Quiero amarte a ti, mujer
    quiero sentirte fuerte
    darte alas para emerger
    estar en ti y quererte.

    Acariciarte la piel
    al besarte la boca
    con lengua dulce y loca
    embadurnada en tu miel.

    Tuyo siempre, tu mía
    hasta que me diluya
    y al hacerte agua fluya
    tu alma junto a la mía.

    Ilesa, grande y fuerte
    como madre y esposa
    pródiga e irreverente
    volviste siendo diosa.

    Volviste para amarme
    junto a mi cielo, loca,
    alma que fue a la boca
    y allí hoy reposa y duerme.

    Eres a la que amo
    mi amada compañera
    yo amante fiel, y bramo
    al cielo que no muera.

    Porque te quiero mujer,
    te pienso noche y día
    e insomne escaparía
    a tu lecho y allí yacer,

    contigo hasta la muerte
    sin mirar a lo oscuro,
    sin herirme ni herirte

    ¡atado a tu futuro!


    jueves, 25 de septiembre de 2014

    El tic tac de las horas pasadas, me siguen devolviendo al oído, el eco de tus risas



    Te paseaste ante mi descalza,
    diste tres vueltas mientras te observaba,
    mis ojos se mostraban opacos
    pero mi corazón se aceleraba.

    Me sonreíste al besarme la mejilla,
    y yo me deshice al inhalarte,
    apretaste un instante mi mano
    y yo temblé de emoción y alegría.

    Un diminuto biquini rojo,
    era lo único que tu cuerpo lucía,
    tras él, tu delgada figura se explayaba
    y a mi mente en pleno shock la desarmabas.

    Tuve, aún en contra de mis deseos,
    que volver a mis funciones... aunque,
    no te perdí... de lejos, mis ojos sonreían al verte,
    mientras tu, con tu mirada, me seducías.

    Han pasado los años y los recuerdos
    no son ya como los de aquel día...
    sin embargo, el tic tac de las horas pasadas,
    me siguen devolviendo al oído, el eco de tus risas.





    miércoles, 24 de septiembre de 2014

    Estoy envuelto en velos negros de trapo...

    Imagen obtenida en Internet



    Me pido a mí mismo no caer en el abismo de la insidia, 
    e insisto para que mi conciencia no me consienta volver 
    a desvirtuar la razón. Soy un lobo solitario y lo soy por convicción.

    Soy la batalla abierta contra una desidia, 
    que perdí de antemano por una cruel desilusión. 
    Tú sabías que me aislaba para protegerte, para no juntar tus ansias 
    con mis nauseas ni juntarlas con las de nuestra desolación.

    Tampoco quise unirla con la indisoluble 
    y tétrica deformidad de mí alma 
    y fundirla después con la de aquel ser, al que una vez, 
    y sin pedirlo, fue elevado a Dios.

    No, no puedo caer en la tentación 
    de dejarme ir por la amarga y agria disputa de la mente, 
    la que una vez fuera olvido y que, como repelente insecto, 
    vivió en mí ser cientos de años bebiendo de mi podrida sangre.

    Estoy envuelto en velos negros de trapo,
    preparado para saltar mi último obstáculo;
    el muro inquebrantable de la obcecación,
    sayo doloroso de aquellos que volvieron de la guerra 
    habiendo sido vencidos para caer 
    sin oponer resistencia en brazos de la muerte.





    martes, 23 de septiembre de 2014

    Me estremezco cuando te pienso...

    Imagen obtenida en Internet


    Me refugié en quererte, obviando mi gran fracaso, 
    al querer sentirme amado, sin tenerte. 
    Pidiéndole al corazón la absolución a mis temores 
    y compensando así mi tristeza, con la autosatisfacción de la carne.

    Quise herirme y perderme después en el limbo, 
    allá donde el absolutorio rencor, 
    vivía reacio en mis entrañas y clavándome arisco,

    los dientes en la garganta, para lograr retener, 
    convulsos, los gritos de dolor 
    que lanzaba horrorizada, mi alma.

    Me estremezco cuando te pienso, cuando
    me ausento, sin verte, aunque siga sintiendo
    tus dolorosos y sentidos suspiros de emoción

    y a mi vez sea yo consciente, 
    del gran estigma impreso a fuego 
    en mi denostada humanidad.



    miércoles, 17 de septiembre de 2014

    Necesito esa mano, esa tibia sensación en ella, de una caricia...


    Estoy a oscuras, lejos de una caricia,
    encerrado entre una maraña de sensaciones,
    una debacle de sentimientos
    y turbado por la ansiedad de dejar de padecerlos.

    Me debato entre dejar que se adueñe
    de mi la equidistancia de mi intelecto
    o en romperle el alma a la insidiosa locura
    que me obliga, sin demora, a distanciarme de la cordura.

    Me alivio pensando en que falta poco,
    muy poco para dejar atrás un pasado nefasto,
    un sin vivir lleno de carencias, porque no viví,
    un sin andar, porque al no crecer, me estanqué en vida.

    Necesito esa mano, esa tibia sensación
    en ella, de una caricia...
    y de unos labios que al besar,
    no solo depositen en mi la cordura,
    sino que también sepan insuflarme la vida.

    Pido tan poco y a mi vez... ofrezco tanto,
    que sin pensar lo ofrezco todo


    y al hacerlo... doy con ello la vida.


    martes, 16 de septiembre de 2014

    Bastión de inconformes murales

    Imagen gif obtenida de Internet

    De qué poco sirve el misterio si,
    al mirar hacia atrás, recuperamos su fiel reflejo 
    causando la tristeza de aquel
    que solo gime y se retuerce
    entre sabores y aromas de su propia miseria.

    ¿Cuándo funciona la profundidad del alma?
    Si al final es el suplicio que obtiene el necio
    cuando, al alba, le da por asomar su nariz por la ventana 
    y se la destroza con la persiana enrollable...

    ¿Cuál es entonces su "genialidad"?
    Certero puede parecer su dueño empuñando la pluma, 
    mientras que el ratero sobrevive
    de lo que roba o persigue, perdiendo por los bolsillos 
    lo que obtiene en el camino.

    Bastión de inconformes murales donde aisló 
    una vez su humanidad vistiéndola de cordura cuando 
    lo que realmente quería vender era su inconfundible y apestosa locura.





    domingo, 14 de septiembre de 2014

    ¿Dónde dejé el orgullo o cómo fue que lo perdí...?

    Imagen obtenida de Internet

    Bajo estridentes ululares,
    camino cansado, viejo y derrotado.
    Y asisto, descerebrado, a la muerte silenciosa
    y temprana de los ecos juveniles de mi alma.

    Sí, aquella que fuera mi fiel compañera,
    la que peinó con dulzura las arrugas
    de mi frente y llenó de sueños, en forma
    de lluvia y algarabía, mis mañanas adolescentes.

    Fijos van en mi interior, los albaceas del notario,
    persiguiendo con encono aquello que me venció,
    no sin antes, no señor, cobrarme por anticipado
    en vil moneda roja, chupándome la sangre.

    Me cuesta hoy, discernir dónde dejé el orgullo
    o cómo fue que lo perdí... siendo éste el dueño digno
    de todo lo que me llevé en el pecho por presumir de necio,
    cuando solo fui un simple albañil, cargado, eso sí,
    de letras, de sangre de horchata y de poco talento.

    Hoy me llevan a cuestas aquellos que me obviaron,
    convirtiendo en desatino una leyenda...
    la de aquel que amó un sueño en un verso
    y fue la prosa no escrita... de un haz luminoso
    en la pluma de un loco y variopinto viejo senil.




    jueves, 11 de septiembre de 2014

    Sombría isla, apaciguadora de voces huecas

    Imagen obtenida de Internet

    Quise deshacerme del peso, como piedra,
    de aquella pesada losa que llevé durante mucho tiempo,
    en forma de amargo recuerdo, cargado a mi espalda,
    sin creerme, lo absurdo que era verme con ella a cuesta.

    Penitencia impuesta de absurda contemplación,
    por el internamiento a la que tenía sometida a mi alma.
    Vacíos ilusorios de pensamientos veniales, 
    opacos sentidos en una frente hirsuta, 
    carente de lógica o de vanidades.

    Pero, sí, lo logré, cayó ayer ésta al suelo,
    desprendida de mi cuerpo a modo de desgarro sangriento
    y me cobijé en el llanto, escondiendo mis lágrimas
    tras mi seca, ajada, agrietada y enferma piel.

    No obstante, he de reconocer que me perdí en una sombría isla, 
    apaciguadora de voces huecas, 
    que fue el pasto amarillento y triste 
    que holló mi planta, y tal vez sea un día donde me entierren 
    cuando mi alma, al fin, descanse.






    sábado, 6 de septiembre de 2014

    Desde muy adentro, en las entrañas...


    Imagen obtenida de Internet



    Me desvisto y te desvistes,
    lentamente...
    mientras formamos con los dedos
    cada uno al otro
    dibujos en nuestra piel.

    Nuestras bocas ardientes
    se hacen sus dueñas suspirando
    y navegan juntas y agitadas,
    labio con labio pegadas.

    Somos la mezcla heterogénea
    que se adhiere, se palpa, se acaricia,
    se lame y estimula,
    que hasta se vanaglorian
    mutuamente de amarse
    y que no dejan de expandirse,
    como hace el mismo oxígeno
    en nuestros pulmones.

    Siempre ardiendo los dos,
    muy profundos los gemidos,
    desde muy adentro, en las entrañas...

    Hasta que llegan a juntarse
    nuestras dos almas y se funden
    convirtiéndose en una,
    para luego dejar a nuestros cuerpos
    lanzarse el uno al otro 
    dardos de enajenada pasión.