Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    lunes, 28 de diciembre de 2015

    Una maldita prueba de fuego



    Cuando la miré a los ojos
    y la enlacé por la cintura
    supe que iba a besarla.
    fue como un brutal e irascible relámpago
    que restalla en el cielo y ciega mis ojos y mi cerebro.
    Fue como una tromba de agua salada y de mar
    que me inunda y me hace trizas.
    Una maldita prueba de fuego
    de que el amor existe
    y que éste me partió el pecho, 
    indoloro y sin color.


    sábado, 26 de diciembre de 2015

    "Cuando el dolor… duele"





    "Cuando el dolor… duele"
    Cuando las letras son sensaciones 
    que se pasean sobre las hojas, deprimidas..
    Y las palabras que se forman sobre ellas
    son las lágrimas impresas
    de un alma que surca las profundidades 
    desde las entrañas, para languidecer en un poema,
    sentimientos que lloran, 
    envueltos en soledad, 
    abrazados por las sombras y perdidos 
    en un desierto inmenso y sin forma…





    viernes, 25 de diciembre de 2015

    Amor y locura




    Me acerqué a su boca y la besé,
    sus labios eran puro vicio,
    ambrosía de azúcar glacé,
    besos de locura y de juicio.

    Horas y cuerpos que, despacio,
    ahondaban en sus entrañas
    buscándose el amor por doquier,
    almas perdidas y encontradas,

    piel con piel, como fieras, con sed.
    Cerré los ojos y la abracé
    llenándome de su bullicio
    y allí, en su candidez, la amé.


    sábado, 19 de diciembre de 2015

    Romperme el alma con el roce de sus labios helados


    No te lances tras él ni te atrevas a robarle la tristeza al viento
    si luego no la vences y eres capaz de transformarla en felicidad,
    puede que después te arrepientas, pero ya será tarde y no podrás escapar.

    Recuerda, tan solo eres una veleta, cenicienta ingrata de tu vanidad,
    para ti no existe el decoro, solo orgullo y obscenidad.
    Tu cuerpo es recio como el diamante, y al igual que él, eres puro frío, dura, sin oquedad,
    tal vez tu sino sea vivir siempre sola... o ¿quién sabe? morir lentamente sin dignidad.

    Ven, sabes que puedes, soy tuyo, acógeme y rompe mi cuerpo,
    penetralo hasta la raíz de mis entrañas y mátame... con dolor, mucho dolor,
    solo tú puedes lograrlo, eres la única dueña de mis ansias...
    como también lo eres de la razón de mi tristeza y por ello te nutres de mis deseos.

    Tal vez muchísimo más de lo que  lo yo mismo quiera o pueda soportar,
    Incluso puede que te des cuenta de lo que añoro o de lo que carezco
    y hasta logre sacarte una sonrisa… aunque dudo mucho que ésta sea de felicidad.



    viernes, 18 de diciembre de 2015

    No debería quejarme




    No tengo porqué quejarme
    pero el silencio me obliga,
    soy cuerdo por no estar loco
    aunque parezca mentira.

    Ardo en deseos humanos
    y me pierdo en celebrarlo
    aunque a veces equivoque
    el paso y el llanto gane.

    Rien mis pesares por dentro,
    esperando una alegría
    que, por zafia, es voluble,
    y por engañosa, falsa.

    No debería quejarme,
    soy pastor de mis mentiras,
    propietario de mis logros
    y causa de mi desgracia.


    viernes, 4 de diciembre de 2015

    Ya no soy yo... Llegué tarde...


    Me recorrí por entero muy diversos caminos, anchos, estrechos  o inacabables
    y me llegué  rozar, sin pensarlo,  miles de veces más con el mismo infierno
    y todo ello  para no pensar que mi vida estaba marcada por abismos,  clones en forma de cruces de caminos,  senderos inacabables que me urgían culpables a huir de mi destino.

    Aullidos que eran rotos por la melodía chirriante de un maldito cobarde…
    Aquel que gritaba su agonía, su cacofonía culpable, el ego absurdo de un humanoide…
    Un humano miserable… perdido desde su nacimiento, (si es que este ser alguna vez nació).

    Tantos pensamientos torturan mis quejidos… mis hastiados gemidos, mis lágrimas indomables.
    Uno solo de ellos escapa al pavor y a la desesperación de este dolor… y tengo miedo,
    Miedo… de que sea este pensamiento el único razonable…
    Miro entonces con tristeza el abismo que se abre ante mí, ya no soy yo... Llegué tarde...



    jueves, 3 de diciembre de 2015

    Hoy solo busco llorar... perderme en mis adentros


    Habita en mi tristeza una pena muy honda…
    Una combustión interna que se obstina en diferenciar,
    lo que me lastima de lo que se me regodea...
    y de ahí nacen mis lágrimas, un caudal inmenso 
    que bate y golpea sin piedad sobre mi cadáver.

    Unos pensamientos que me martillean sin cesar mi cerebro
    y que rugen cual volcán en erupción batallando siempre en contra 
    y matando uno tras otro mis anhelos…

    En mis ojos se apagaron las luces, se quedaron opacos y mustios, casi sin brillo...
    Viven secuestrados y ocultos tras una máscara de desidia 
    y malos sueños…

    Los latidos en mi pecho no son ya humanos, 
    son aullidos de dolor y ausencias.
    Retóricas del corazón de un hombre de mediana edad pero, 
    muy viejo en sus adentros.

    La lucha se perdió en aranceles de disociaciones y eclosiones varias… se mudaron a barrios más ricos y "selectos" donde la tristeza transmutó a la pena...

    perdiendo su prisa por vencer su batalla a los entresijos quebradizos y rotos del corazón para perderse sin remedio
    en las profundidades del alma.



    martes, 1 de diciembre de 2015

    Amor, mi dulce y apasionado amor…



    Déjame amor, que pose mi mano en tu boca y cierre con mis dedos
    esos labios rojos y curvilíneos  que me hacen padecer...
    quiero callar el suspiro que nace de tu pecho
    antes que estallen en mis labios y me hagan arder o perecer…

    Deja de una vez que descanse de esta loca pasión que supiste encender,
    Viva y explosiva galopa en mis entrañas,
    como lava de un volcán al morir con delicia en tu ser.
    Luz sublime que habita en mis lágrimas cuando beso cada centímetro de tu piel.

    Amor, mi dulce y apasionado amor… triste es la distancia de tu perdón.
    Lo sé, surcaste los cielos en busca de mis brazos, cayendo al infierno de mi desolación…
    No padezcas, soy yo, el mismo hombre que siempre te amó.

    Esa es la razón que dan mis labios cuando no me responden
    a mis ruegos y apresan tus labios, y me quemo sí,
    me quemo y dejo que ardan mis sentidos enlazando tu lengua
    hasta que ya no nos separa más que el sueño… o la desnudez.


    lunes, 30 de noviembre de 2015

    “SOY EL PECADO”




    No te acerques a mí, nena, ¡apártate! estoy viciado,
    Soy un tóxico, un apestado, a saber si del infierno fui echado.
    Debes de huir de estos huesos, de esta carne que se hiere putrefacta,
    Herencia es sin duda de lo que fui años atrás, en el pasado…

    ¿Me ves? Tengo la espalda encorvada, cabello encanecido y barba blanca…
    ¿no lo notas? Es la desazón de llegar al final del camino, al abismo, mi sino,
    Cayendo siempre en el mismo error, creer que vivía, cuando solo estaba de paso…
    Recorriendo a trompicones el absurdo, como amuleto, que creía olvidado.

    No, no me mires con pena, no te merezco, soy como el absurdo idioma
    De aquellos que vivieron en Babia un siglo… sin haberse entendido ni querido.
    Sí, me lo puedes decir, “SOY EL PECADO”, aunque el mío fue el haber nacido…
    Tal vez, solo tal vez… en el siglo de la infamia o equivocado.


    domingo, 29 de noviembre de 2015

    El error viciado de la memoria

     
    Cansado de recrearme en los fracasos,
    vivo inmerso en las malas sensaciones de la carne...
    una carne podrida, herida, abierta y sangrante
    donde a mi orgullo siento diluirse engullido en ella.

    Estoy harto de insatisfacciones que me carcomen la moral...
    de sandeces y estupideces que cometo, día sí y otro también;
    el error viciado de la memoria que olvida...
    la razón, que me sigue distanciada y humillada, pidiéndome perdón.

    Cansado... estoy incrustado en el olvido, 
    en la herencia indisciplinada del alma,
    discípula aventajada del ser que la creó... etérea, 
    ligera y frágil... no mayor que una melodía, 
    apenas unas notas lúgubres de una canción.

    Miro desde lo profundo de mi angustia,  el cielo gris de mi desesperación y lo que veo...  lo que contemplan mis ojos... 
    lo que me asiste... tan solo es aire,  bocanada de oxígeno envenenado que golpea con fuerza bruta mi corazón.


    sábado, 28 de noviembre de 2015

    Grita con desesperación mi alma desgarrada,


    Grita con desesperación mi alma desgarrada,
    Se desgañita pidiendo una explicación,
    Una razón de por qué vive o subsiste…
    Si solo pide descanso ante tanto horror.

    Ella lo sabe bien, lo errado e  inútil de su grito…
    Sabe bien que no tiene voz, que nadie la escuchará,
    Acaso piense que vive pese a todo, en un sueño,
    Con la mezcla salobre de desesperanza, humillación y dolor…

    Yo, desde este arco difuso donde me divido,
    Comprendo su desespero y desgarro de sus vísceras…
    Es la compañera leal y serena de mis pesadillas,
    Fiel amante de mi desesperación, de mi ansiedad y despedida.

    Ella grita por mí, pese a su silencio vacío e inerte,
    Su desafinado grito, que nunca será escuchado,
    Jamás será apreciado, adherida  cómo está,  su piel, la mía…
    La misma que vestimos de fiesta, para fingir… que vivimos.


    viernes, 27 de noviembre de 2015

    No me busques… soy solo el eco de tu dolor



    Te busco en la inmensidad de tus silencios
    pero no para encontrarte a ti sino para encontrarme yo…
    que en este vacío hueco y absurdo de mi pensamiento
    vago difuso y perdido esperando ser alumbrado por tu sol.

    Mis locuras me llevan por distintos caminos a ti, sudario tempranero,
    fiel retrato a carboncillo, a menta, albahaca y a poleo…
    sangre roja que hierve inquieta sobre mi cadáver y arde, explosiva,
    hasta estallar como un veneno sobre tu piel, seda preciosa de mujer.

    Y ruge lo poco que vive en mí, sobre este arrugado pergamino que,
     se quedó fofo, arrugado y tremendamente obsoleto y viejo…
    sobre este lastre, estas vísceras podridas que, aún laten y lloran,
    esperando encontrarse en tus ojos… en tus entrañas y en tu ser.

    Subyace en mi pensamiento una herida, una sangrante cuchilla me la infringió pero sin hacerme sangre, tan solo una llaga podrida…
    una pústula de dolor y compasión sobre mi pecho se mueve,
    mi mira fijamente a los ojos y me grita; 
    ¡Tú lo que no tienes es honor!


    jueves, 26 de noviembre de 2015

    Una herida limpia, me llegó solo a la piel



     

    Me aproximé demasiado al fuego y me quemé,
    una herida limpia, me llegó solo a la piel.
    El corazón no sufrió pero, lo lastimé...
    hoy su latir es lastimero, llora la hiel.

    Al alma velaron entre risas y remé
    contracorriente, evitando así oír su cruel
    y despiadada voz gritándome ¡Rafael!
    Mientras en silencio pensaba lo que te amé.

    Hoy vuelve despiadada a traicionar mis raíces,
    oscuro báculo de desidia que horada,
    zarandean y me agitan como a los peces

    cuando caen en la red de quien los liquida.
    Así me siento yo en tus ojos, y te creces
    cuando entro muy dentro de ti, mujer amada.



    martes, 17 de noviembre de 2015

    Un vano rugir de un palidecido muerto

    Imagen obtenida de Internet



    Estoy aquí, solo, en medio de mis pensamientos,
    sintiendo frío a la vez que dolor y aturdimiento. 
    Mi pesar, se convierte en olvido,
    en angustia que gime en sufridas notas
    y que se hicieron dueñas de mi abrigo.

    Tormento... un vano rugir de un palidecido muerto.
    Porque si vivir es reír, yo, estoy ya entre los muertos... 
    el alma se me opaca por las rugosas manos del llanto,
    por la desazón de intuir que morí entre desolados desiertos.

    Gritos sordos que, al azar, son rotos con aspavientos.
    Dolor me producen las tripas mientras se agitan en el tiempo.
    Solo... desoyendo las súplicas de lo que siento...

    Al azar... las entrañas, dormidas están en mis sueños, 
    esperando a que camine o que me mueva,
    y yo, disiento.
    De nada me servirá caminar si por dentro, estoy muerto.




    jueves, 12 de noviembre de 2015

    Amaros, son mis únicas razones





    Se me enredan y confunden las palabras en mis sienes,
    por culpa del dolor y de la culpa que en mi alma abunda,
    por pensar que estoy lejos de mis hijos y mis razones
    serán la causa improbable que, arbitraria y aguda

    prevalezcan sobre el pulso al corazón ante la duda,
    de querer ver sus sonrisas y sentir sus corazones
    contra este pecho gris lleno y feliz ante su abrazada,
    muestra del amor, del cariño y de sus exclamaciones,

    por quererme como los quiero, como padre abnegado,
    aunque lejos viva y no esté junto a ellos lo que deseo...
    con este alma agrietada... así el dolor me mate, no olvido

    ni olvidéis nunca que os tuvimos con amor y deseo.
    Hijos míos... mis noches de pecado, soy el absurdo
    broche que, os creó con su sangre... solo para amaros.


    lunes, 9 de noviembre de 2015

    ELLA, VIVE DENTRO DE UNA ESTRELLA


     


    Si supiera compensar tus desvelos,
    tu manera de agradarme y quererme;
    tus formas con amor, de corregirme,
    siempre limpia, dulce y sin sentir celos.

    Si pudiera ser, al no despreciarme,
    más abierto por nosotros y ellos...
    Ay, si quisiera... mi corazón lame
    sin saberlo, el paso de los siglos.

    Las quimeras, sueño de los malditos,
    dioses olvidados bajo la piedra...
    dolor que entraña un castigo, ¡trescientos!

    versos que no compuse... que no supe
    componer para ti, alma arañada...
    olvidada...  por quien fue su príncipe.