Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    lunes, 19 de enero de 2015

    La besé desde la profundidad de mi garganta


     
    Imagen obtenida de Internet


    La besé desde la profundidad de mi garganta,
    con la suave y cálida humedad de mi lengua,
    sintiendo al tiempo como se mezclaban nuestros fluidos
    y como se disparaban nuestras alocadas hormonas.

    La llevé abrazada a mi cuello mientras la desnudaba,
    ella se dejaba hacer, melosa, dulce y excitada.
    Mi cuerpo aplastado contra el suyo sudaba y vibraba,
    y no era solo yo quien palidecía, estremecía o tiritaba.

    La desnudé sin hablar, dejando que lo hicieran por mí mis gemidos  y dejé que su cuerpo estallara de goces y suspiros
    dejando penetrar mi carne en sus secretos más recónditos y escondidos.

    Entonces fue que me dejé llevar por el corazón
    y dejé que mi alma fluyera y se escapara de mi cuerpo.
    Desde lo alto la vi yacer un instante, cálida y amante,
    sus pechos al descubierto y, manchados con mi sangre.