Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    jueves, 16 de abril de 2015

    Diosa de la carne, ella, yo, fui su ardor y su adiós.



    Tomé su talle y la llevé a bailar, éramos dos críos:
    se sonrojó levemente, la abracé y susurré llano;
    "eres mi flor, eres dulzura, mi amor, y los delirios
    de este amor me vuelven loco por tu cuerpo de ébano".

    La besé con tierna dulzura la palma de su mano,
    luego, sus dedos, uno a uno, humedecí con mis labios,
    lamiendo cada pliegue o dibujo de su cuerpo humano:
    Diosa de la carne, ella, yo, fui su ardor y su adiós.

    Triste y vacío  quedó mi corazón al verla marchar:
    Su vestido danzaba mientras ella desaparecía;
    mi alma quedó desolada, nunca la volveré a besar.

    Sus razones fueron obvias... yo para ella no existía,
    adiós para siempre adiós, mi amor, mi bella flor de azahar;
    Hoy sí, renunciaste a un niño... y fuiste pura hipocresía.