Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    viernes, 4 de diciembre de 2015

    Ya no soy yo, llegué tarde...

    Imagen obtenida de Internet




    Me recorrí por entero diversos caminos, 
    anchos, estrechos o inacabables.
    Y me llegué cruzar, sin miedo, 
    cientos de veces con el guardián del mismo infierno.

    ¿Y todo ello para qué? 
    Para no pensar que mi vida estaba marcada por abismos,
    clones en forma de cruces de caminos. 
    Senderos inacabables que me urgían culpables, 
    a huir buscando mi destino.

    Mi alma aullaba a la tarde. 
    Aullidos que eran rotos 
    por la melodía chirriante de un maldito cobarde…

    Aquel que gritaba su agonía, su cacofonía culpable, 
    ego absurdo de un humanoide.
    Un humano miserable, que andaba perdido y olvidado 
    desde su mismo nacimiento.

    Tantos pensamientos torturan mis quejidos… 
    mis hastiados gemidos 
    y mis lágrimas insistentes e ingobernables.

    Un solo pensamiento escapa al pavor y a la desesperación 
    de este dolor y, tengo miedo…
    Miedo que sea este pensamiento el único razonable…
    Miro entonces con tristeza al abismo que se abre ante mí 
    y pienso; ya no soy yo, llegué tarde...