Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    jueves, 15 de diciembre de 2016

    Sin fe, ganas ni tiempo, triste veo pasar el invierno

    Resultado de imagen de Escritor, escribiendo frente a la ventana en Invierno

    No hay día, en que no piense en escribir poesía,
    aunque, tristemente, no haya en mí ninguna alegría,  sino todo lo contrario, 
    cualquiera palidecería,  leyendo alguna poesía mía. 

    No, ya no me queda tiempo,  paciencia no tengo, 
    tampoco dispongo de arte o sabiduría, 
    aunque todavía pueda derramar la sabia vieja 
    sobre hoja blanca o grisácea, 

    siendo dueña, temblorosa y temerosa, de mi puño 
    y de cuantos versos escribí. 
    A solas, desparramada sobre el sofá  mi femineidad,
    fingiendo alegría y que vivía,
    cuando lo que padecía era el engendro inmundo, 
    «depresor» que me mordía y hería.

    martes, 29 de noviembre de 2016

    Somos tan humanos...


    Resultado de imagen de destrucción del planeta tierra

    Es inevitable, la vida es así,
    carcome, causa dolor y nos hace daño.
    Hasta nos premia con la sinrazón de objetivos sentimentales,
    impulsos emocionales de los que nos vanagloriamos.

    Somos tan humanos...
    que nuestros corazones funcionan
    como las dinamos de las bicicletas, pedaleando.

    Sin memoria, expeliendo aire,
    soplidos lanzados o expulsados por cualquiera.
    Indignados por sentir o cansados de odiar
    y estar exhaustos hasta herir…

    Mortales enajenados, pese haber sido absueltos,
    aunque nuestra culpabilidad fue manifiesta
    por ser seres funestos, dolosos y viles…
    Culpables de haber deteriorado y dado deshonrosa muerte
    a nuestro sufrido y agónico planeta.


    martes, 22 de noviembre de 2016

    Expulsando a la soledad




    Cuánto ansío dejar atrás la soledad,
    abandonarla en el camino no dejándola preguntar,
    viéndola negra y sucia,  diluirse como humo de chimenea en febrero,
    balanceándose mientras desaparece en el cielo empujada por el viento.


    Pero ¿de qué ha de servir haberse desembarazado de ella si yo ya no sirvo?
    Soy un haragán, eterno perdedor de auxilios…
    un inútil viviendo de lo absurdo descatalogado por obra y gracia del tiempo…


    Lágrimas que se derraman y mojan la comisura de mis labios sedientos,
    dolor, sufrimiento que vive clavado en mi pecho y se alimenta de mis lamentos…
    Páginas que llené de sabores mientras a mi alma trataba con linimentos.
    Sufrida terapia la mía, expulsando a la soledad
    cuando era lo único que para mí de verdad existía.



    domingo, 20 de noviembre de 2016

    Amor, como echo de menos tus besos…

    Resultado de imagen de amor en mi universo interior


    Amor, como echo de menos tus besos…
    aunque extraño tus caricias llenas de deseo, aún más.
    Echo a faltar tu baile para mi… lento, sinuoso, cargado de sensualidad.
    O tu mirada, dulce e hipnotizadora envolviendo y protegiendo mi debilidad.

    Recuerdo, como si fuese hoy mismo, la locura de nuestros cuerpos,
    inexpertos,  pidiéndonos, ardientes de desesperación y deseo más y más.
    Te extraño tanto amor  y tan profundo está tu amor en mis recuerdos…
    que divago estúpidamente por entre los oscuros presagios
    de mi universo sin poderte olvidar…

    Como un bebé en sus primeros pasos, torpemente,
    caigo una y otra vez en lo absurdo de mi pensamiento
      intentando con mis manos abrazarte
    y solo alcanzo a sentir al aire abofeteando mi cara…

    Ya no me queda nada, salvo buscarte  inútilmente en la miríada de estrellas que me habitaron una vez el corazón, esperando hallarte entre ellas…
    no, mi amor, ninguna de ellas fue importante para mí
    porque nunca llegaron a brillar tanto como tú en mi corazón…



    martes, 15 de noviembre de 2016

    ¡Sin la quemazón de tu piel contra mi piel!






    No me sonrías, si lo haces, conseguirás que enloquezca de dolor,
    logrando sin duda, hacer que me sienta sucio, frustrado y un perdedor
    o lo que es más grave y aún peor,
    volverme sensible hasta el punto de que llore como un niño, solo y sin amor.


    No me mires así… gira tu rostro, mira hacia el horizonte o ciérralos
    pero ¡no me mires, te lo pido por favor!
    ¿No me ves? soy tu sacrificio, tu desplante en el adiós…
    No insistas, este pecho que ves que se infla
    o estos labios que ayer besaste, son hoy fríos témpanos del desamor.


    No, no deseo sentir tus manos sobre mi piel
    ni quiero saborear el tacto cálido de tus labios en mi boca
    o la turgencia de tus senos aplastando apasionados mi desnudez…


    No, no me sonrías… tu sonrisa me entristece porque sé que no es por mí,
    que no es tampoco por recordar lo que nos quisimos o por pensar en lo feliz que fuimos…
    Lo sabes bien, quiero morir… solo, sin ti, sin tu amor… ¡odiando no volver a sentir  la quemazón de tu piel contra mi piel!



    miércoles, 9 de noviembre de 2016

    Una vida, amor, sensibilidad



    Resultado de imagen de Dolor y nostalgia 

    No me dejes despertar, estoy en ti,
    y más allá de vivir en un sueño,
    vivo en tu cuerpo, buscando libertad,
    una vida, amor,  sensibilidad.

    Tres cosas que borré de mi memoria,
    hace demasiado... tanto tiempo ya.
    Que por mucho que busques en tu mente,
    jamás lograrás hacerme despertar.

    Soy, y lo sabes, parte de un recuerdo,
    un hilacho, un pedacito mío,
    apenas un átomo de corazón...
    justo para que no me puedas echar.

    ¿Ahora te remueve el pensamiento?
    Lo siento, ya es tarde, estoy tan hondo,
    que por mucho que ahondes o remuevas,
    en tu ser estoy y no me iré ¡jamás!


    domingo, 6 de noviembre de 2016

    ¿Me ves? Entonces ¡Existes!

    Resultado de imagen de locura


    Cada vez me alejo más de los aspectos,
    de las formas de inequívocos prospectos,
    de aullidos y chillidos de inusuales despropósitos inculcados,
    indelebles, por compuestos.

    Cada vez siento que soy menos yo y más “ellos”,
    desaliento que sobrevive próximo a un holgado infierno,
    vivos y no muertos… inoculados en mi sangre
    y sedientos por beberme hasta el oxígeno, ¡obscenos!

    Alejado de la realidad subsisto pero no aliento,
    retraído a lo sujeto, a lo absurdo de mi tormento.
    Desabrido, errático, mustio y prostático…
    Soy como el musgo que se alimenta del sustrato y de lo absurdo.

    Me considero abismo de lo ingrato, paradigma indivisible
    de un desprovisto átomo o gen del estropicio carnal e inadmisible.
    Paridad de elevados signos, gráficos o números descompuestos  que se forman
    en mentes enfermas de anodinas prótesis de malvada obscenidad.

    Ya no me busco ni confirmo que existo… soy el éter, ¡oxígeno!
    O tal vez tan solo un error ortográfico en un poema sin versos,
    lamentos sin estridencia de odas inacabables  o de rimas sin objeto carentes de realidad…
    No, no me busco ¡me encuentro!



    viernes, 4 de noviembre de 2016

    Tiro de recuerdos para poder creerme que una vez fui feliz


    Resultado de imagen de añoranzas

    Tiro de recuerdos para poder creerme que una vez fui feliz, que mi risa era abierta, constante, sincera. Tan inocente y blanca como mi pensamiento, ingenuo como el adolescente que una vez fui...


    No lo consigo, acaso, si me miro en el espejo, me encuentre con una sonrisa triste de nostalgia... y esta me la provoca el pensar en mis hijos, están lejos, crecen y se fortalecen sin mi...


    Ellos son, cuando estamos juntos, los únicos que hacen aflorar a mi cara una sonrisa de felicidad y los que logran que vuelva a reír.
    Cuando estamos juntos, entonces soy feliz y vuelvo a reír.


    Mis pensamientos se evaden buscando situaciones de felicidad, aquellas que viví con ellos y a las que he de acudir para volver a encontrarme de nuevo. Necesito tanto volver a reír...


    Ahora ya no me río, ni me divierto, soy como un rictus amargo con algo de amable gesto de cordialidad. Sonrisa de efigie fingida de palpable infelicidad. Eco de decepcionantes experiencias, situaciones grotescas que viví de indudable irrealidad.


    miércoles, 2 de noviembre de 2016

    A ciegas, solo... mi alma me abandonó

    Resultado de imagen de Almas tristes



    No te retires, necesito tu olor,
    tu perfume a menta, limón, poleo...
    eres el aire en forma de oxígeno,
    que me atrae como el beso de una flor.

    Me estimula tu presencia, me alivio,
    viendo tu sexy caminar, seductor,
    y esos labios que me besan con amor
    recibiendo el mío en forma de premio.

    Ingrato, digo, pausado y con dolor,
    ¿cómo puedes pensarlo, sin odiarte?
    ¿acaso se puede premiar a una flor?

    Al verte, bella, disfracé mi orgullo,
    y perdí, ciego, de vista la razón...
    a ciegas, solo... mi alma me abandonó.


    sábado, 29 de octubre de 2016

    Cierro los ojos suplicando estar dormido…





    Y me puse a pensar y mis pensamientos se hicieron dueños de mi agonía, entonces fue que estalló el universo y la muerte fue una puta alegoría que se clavó como una afilada estaca en mi alma dejándola vacía y hueca de poesía. Cierro los ojos suplicando estar dormido… una vez cerrados, me obligo a despertar de este sueño para una vez despierto, alcanzar de una vez por todas lo soñado.


    Cuando la sangre bulle, un círculo emerge como fino hilo fibroso que, ensancha nuestras venas y lubrifica nuestras mentes. Cuando eso ocurre, escuchad al corazón, éste os hablará con más claridad que nunca.


    No miento, la verdad es la excusa perfecta para engañar a la mente de los falsos "te quiero". Por esa simple pero importante razón, no me pidas razones para vivir, pídemelas por haber dejado de soñar.
    No dejes que tu pesimismo gobierne o guíe tu vida. Dale una patada en el culo y deja que salga a la luz tu optimismo y te empuje con fuerza hacia la alegría y la vida. Vívela sin respirar porque cada vez que respiras, pierdes dos segundos, que podrías estar viviendo.


    No me quiero ir a dormir sin pensar en que me voy a la cama sin sed, con el estómago lleno y mi cuerpo perfectamente cubierto y protegido del frío... Mientras miles de seres humanos, como yo mismo, están ahora en las calles, con hambre, sed y sin tener mantas que cubran sus cuerpos y que los aíslen o protejan del frío... Sí, me escuece el remordimiento, la impotencia me atraviesa el corazón y me hiere el sentido, aunque el lacerante dolor tan solo consigue darme escalofríos...


    Un frío glaciar que se apoderó de mi alma y ya no hay llama o fuego que pueda darle calor. Camino hacia el espejo y en él tan solo veo el reflejo de la muerte, y no es extraño porque, 
    la muerte que veo... Soy yo.




    martes, 25 de octubre de 2016

    Ella, suspiro fácil, de bello pecho




    Alma infame, descarnada, me ha estallado,
    sangrienta, un agujero abrió en mí pecho...
    entrando en mí hasta dejarme desolado,
    cuando, tras poseerme, dejó mi lecho.

    Ella, suspiro fácil,  de bello pecho,
    ojos verdes como el mar embravecido,
    andares felinos... cuerpo vivaracho,
    como diosa ante el deseo prohibido.

    Así de fácil me arrancara el corazón,
    dejándome solo, herido y perdido...
    llorando, sin que demostrara compasión.

    Infame que me robó y dejó vencido,
    deseo fui por unas horas, explosión

    de sabores y olores fue mi perdición.


    domingo, 23 de octubre de 2016

    Te extraño... aunque te hice daño




    Te extraño... mi vida es solo una sombra,
    buscándote en la nada,
    recorriendo el horizonte negro de mis sueños más perdidos.
    Te perdí en el peor momento... y te hice
    y me hice daño.
    ¿Por qué tuve que creer que era lo mejor...?
    ¿Quizás fuera esta forma mía de ver la vida...
    la que nos perdió, lastimando nuestro corazón?

    Ya es tarde para volver atrás y cambiar los hechos...
    por besos.
    Tarde para sanarte las heridas infligidas a tu alma
    y a tu carne... y sigo aquí...
    mirando al horizonte sin ver otra cosa que no sea la nada...  y extrañandote.


    Ya no importa, mi voz... está ronca y quebrada,
    de gritar con furia a mis adentros... aunque...
    solo me devuelve silencios.
    Silencios y quebrantos que, en mis entrañas,
    se quiebran y convierten en miríadas de estrellas. Aunque solo una de ellas... eres tú.
    Por ello te seguiré gritando hasta que mi voz consiga acercarse a ti e ir en pos de tu estela y sentir como la recibas en tus brazos...
    convirtiéndonos por fin los dos... en una leyenda.