Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    lunes, 29 de febrero de 2016

    Mis momentos finales


    Me miro por última
    vez en el espejo
    y acaricio los últimos
    segundos que me quedan.

    Nuestras miradas se cruzan
    y yo los agasajo
    con el roce tembloroso
    de mis pensamientos.

    Mientras dejo
    que me invadan y penetren,
    descansando un solo instante
    sobre mi piel…

    Despues… corro torpemente
    hacia esa la luz brillante
    que me llama emocionada
    y por ella me dejo al fin… envolver.




    viernes, 26 de febrero de 2016

    Ella vive su amor sin dobleces



    Bajo la atenta mirada de mi enamorada
    Persigo cual ingrato confesor
    La gracia impuesta y sin origen
    De aquel que nos brindó la vida y a la vez, dolor.


    Mi enamorada, mujer grácil y confesa,
    Virtuosa y bien amada,
    Lúcida hasta perderse tras la estrella,
    Estrella luminosa y brillante de su perseguidor.


    Me mira, me sonríe y es grata y halagüeña
    Su tierna y dulce mirada…
    Desprovista de rencor o resquemor.


    Ella vive su amor sin dobleces,
    Castigada en parte, por su condición inequívoca
    De mujer madura y con las espaldas sobrecargadas…
    Lesión dolosa sin duda de cuánto ella, me amó.




    martes, 23 de febrero de 2016

    En mi alma guardo, tan solo… amor



    Recuerdo una cantinela triste de vodevil,
    ella decía claramente qué era el amor,
    una masa unicelular, un simple átomo,
    que se adueñaba burlona del corazón.


    “Tengo el alma desierta
    Culpa del desamor,
    Historia por mi inventada
    Cuál tristeza de mi dolor…
    Tú fuiste mi único amado,
    Rey y príncipe de mi salvación…
    Hoy te fuiste de mi cansado,
    En mi alma guardo tan solo… amor”.


    Ay, cantinela que de su boca
    Rugía salvaje como un león,
    Miseria andante mis ojos…
    Llorando siempre al escuchar
    De nuevo su canción….


    “Tengo el alma desierta
    Culpa del desamor,
    Historia por mi inventada
    Cual tristeza de mi dolor…
    Tú fuiste mi único amado,
    Rey y príncipe de mi salvación…
    Hoy te fuiste de mi cansado,
    En mi alma guardo, tan solo… amor”.

    lunes, 22 de febrero de 2016

    Me pregunto qué se siente al ser feliz...




    Me pregunto qué se siente al ser feliz...
    qué al tener una vida intensa y dulce,
    una plácida existencia lúdica,
    cargada de emociones y esperanzas...

    Me pregunto a qué o a quién le debo esta
    inmensa tristeza, esta desazón,
    este agónico dolor, sufrimiento...
    un grado encima de lo soportable.

    Me pregunto por cosas que se han ido,
    esas sensaciones y sentimientos 
    que se marcharon y jamás volvieron.

    Me pregunto... sin encontrar respuestas,
    vacíos absolutos que denigran
    lo vivido y que, por no saber, perdí.


    jueves, 18 de febrero de 2016

    Se va… se va sí, sola y olvidada de que un día con ella viví



    Se me fue la juventud en absurdos desencuentros,
    cuerpos que amé se dejaron arañar por notas sin talento,
    por melodías que escuchamos y que disfrutaron otros antes que yo…
    noches repletas de bailables en salas repletas de inactivos.

    Fui absuelto de una culpabilidad esquiva, traviesa e impávida,
    dejándome abrazar y atesorar por luces que campaban absurdas,
    temblando  sobre cuerpos femeninos llameantes,
    extenuados de tanto gozarse, de tanto amarse.

    Allá que la veo alejarse, a ella, mi juventud, sola, como un lastre,
    tal vez negándose el reconocer que fue, antes de perderse, amante.
    Una joya, reflectante, casi tanto como nimia y efímera pues, pese adorarla,
    se va… se va sí, sola y olvidada de que un día con ella viví.



    martes, 16 de febrero de 2016

    Que pare el mundo de dar vueltas, me bajo en la próxima estación


    Con mucho dolor, no me creo lo que está sucediendo en el mundo
    Tanto horror… ¿nos volvimos todos locos? ¿a qué estamos jugando?
    Me reconcome toda esta maldad, dispersa en oleadas de inhumanidad,
    Leyes que transgreden, físicas y profundas, 
    las heridas a ellos infringidas, mortales sin remisión.

    Tempestad de sentimientos y emociones que navegan sin dar explicación
    Sobre un arco de amargo desencanto, tristeza, desesperación y dolor…
    Millones de personas, de seres humanos, arrojados sin compasión al vacío,
    Fuera de toda compasión, de sentimientos; igual da que sea niño, hombre, mujer…
     
    ¡Dios… cuanto dolor veo en sus rostros, y cuanta y amarga es su desesperación…!
    ¿Qué nos está ocurriendo y en qué demonios nos hemos convertido?
    Cualquier motivo nos sirve para buscar una excusa y culparlos de enajenación,
    A ellos… justamente los que sufren, los que mueren de frío, desamparados, por odio y dolor.

    Que pare el mundo de dar vueltas,  me bajo en la próxima estación.



    jueves, 4 de febrero de 2016

    Hacer el amor es ¡estar vivo!


    Rabiosamente te beso muy encendido,
    a la vez que me fusiono a ti y te acaricio intensamente,
    Tu cuerpo arde tan violentamente como el mío
    y los dos cuerpos  lanzan destellos y se abrazan con delirio.

    Nuestros primeros gritos son convertidos en gemidos,
    Susurran nuestras bocas mientras nuestras lenguas juguetean
     peleando entrelazadas,  mezclando felices y con goce, sus fluidos.


    Nos movemos al unísono buscando las mismas sensaciones
    y expuestos con pasión a los mismos peligros,
    Caer sumisos en los brazos del deseo
    o morir felices y satisfechos entre placeres consentidos.



    miércoles, 3 de febrero de 2016

    Lágrimas para el olvido



     

    Te pensé y al minuto siguiente te perdí,
    horas más tarde vi tu borrosa figura,
    corrías calle abajo, sola e ignorándome.
    Lloré silencioso, como un niño sin madre.


    Caminé calle abajo, ebrio y buscándote,
    horas vacías al no poder encontrarte...
    peso infame cargo a cuesta sobre mi espalda.
    Dolor, angustia, desazón, desesperanza.


    Sentimientos que se atan y a la vez rechazan,
    rencores de cuerpos que se abrazan y aman,
    el suplicio del hombre, absurdo y sin alma.


    Te pensé, quise tanto, ahondé y te busqué...
    que por años que viva, jamás te encontraré.
    Seré el eco de un suspiro, el del ayer.



    Mi sexo, yace mustio y desollado


    Al albor de la noche tengo mis ojos cerrados, a ella, la percibo silenciosa y oscura
    y a mi cuerpo afiebrado  lo siento arder y gemir pegado a tu hermosura.
    Creo que te miro y dejo que mi mente vuele libre en pos de su fantasía,
    mis manos dejo que arruguen tus sábanas  y así lograr deslizarse por debajo de tu cintura…

    Tus senos se mueven tenues y compasados al ritmo de tu respiración,
    alzo la mirada y el ver tus ojos cerrados me provocan una dulce y tierna emoción…
    tus labios permanecen entreabiertos, dos finas líneas, apenas desdibujadas,
    que hacen que se flagele mi mente y explote mi cuerpo en ardorosa quemazón.

    Mi mano izquierda baja ya por la curva de tu ombligo hasta hallar el cofre y su tesoro
     mientras mi boca se apodera golosa de la fruta que nace de tu seno
    y que es el dulce néctar de la que beberá hasta saciar su sed y sus ansias de ti.

    Me noto exultante, eufórico y radiante… mi cuerpo arde y se agita sin control,
    Estoy al límite, entre el velo silencioso y taciturno de mi deseo… y tú.
    Abro al fin los ojos, agitado, feliz y cansado, te busco y te encuentro… entre mis muslos,
    Y en tu boca, mi sexo, yace mustio y desollado…



    martes, 2 de febrero de 2016

    Donde una vez te robé un beso


     



    Me voy para no hundirte, para que vuelvas a flotar
    en ese aluvión de nubes y de estrellas
    donde antes de conocerme, volabas y soñabas…
    recuérdame desde esa misma lejanía donde una vez te robé un beso.

    Me voy silencioso, taciturno,  cansado de odiarme y de aguantarme,
    No llores… tal vez no me vaya para siempre…
    aunque tú, es posible que no vuelvas a verme ni a tenerme.
    Cansado estoy de esperar a que el destino hable o calle para siempre.

    Desde este maldito rincón donde me evado de lo absurdo,
    contemplo una y mil veces cómo el dolor te abraza, se distorsiona y acampa en tu corazón,
    ¡Maldito y sin escrúpulos! en ese gran corazón que tienes
    y que ya ni siquiera abarcas.

    No llores… no permitas que nadie más vea tus lágrimas…
    aunque sea dura tu angustia al verme partir, 
    Piensa amor, que la mía no será menos pero… sí,
    lo hago por ti, respira profundo y deja que el mundo te invada de nuevo con sonrisas,
    expulsa ahora que puedes tu rabia y, con mucha más fuerza
    aléjate de lo que un día compartí contigo
    convirtiendo tu vida en un suplicio…
    deja de llorar por favor,  y deja libre a tu corazón y a tu alma…
    que vuelva a ellos la ilusión y sean de nuevo felices.

    Escuchar al autor: Donde una vez te robé un beso




    lunes, 1 de febrero de 2016

    Locura soy, ven tú, razón, a vivir conmigo




    Me ahogan los silencios que se mueven en la estupidez
    o que  se quiebran como olas que rompen contra rocas en la playa.
    Batallas que son luchas internas y que se me agarran a las paredes del alma.
    Peleas de la carne, deseos de cuerpos calientes, o de ilusiones y esperanzas sin sentido…
     nauseas que viajan de mi boca a un estómago cargado y consentido.

    Soy el loco que habla solo, el gemido que viaja rumbo a lo desconocido.
    Patán que tremula y lagrimea, como la niña que gimotea y a su soledad espanta.
    Reguero de recuerdos me abrasan y violan los sentidos,
    amor patrio, con hembra con dixlesia y enloquecida. Locura soy, ven tú, razón, a vivir conmigo. Soy historia, tú, mi sino.