Si la vida es sueño...¡que me dejen dormido!

Translate

Twitter - Linkedin

  • TWITTER

    Instagram

    miércoles, 20 de abril de 2016

    La sangre oscura de mis venas



    Recorriendo sembrados áridos, caminos y senderos desolados,
    encarnizadamente buscaba mi lugar en este mundo descarnado,
    peleando por un hueco o rincón donde descansar mis huesos cansados,
    material oseo, protector de mis venas y de mi sangre acuosa y oscura.

    Y voy y escribo… Versos que surgieron cuando lamía mis heridas o besando otros labios,
    que se enmacipan de mi suerte manchando de negro o azul miles de folios blancos,
    folios que pasarán a ser un día parte de mi historia, parte insigne de mi memoria.

    Mientras vierto la sangre oscura de mis venas en versos que estallan en burbujas de sal…
    Como si una pistola con mano vil hubiera disparado y herido a mi corazón
    y este estallara escocido y desencantado, alardeando por un instante de sus últimos segundos…
    hilvanando descompuesto su última postrera oda, su muerte, en un verso.


    martes, 19 de abril de 2016

    Derrotado, sus lágrimas eran su único refugio

     

    Cansado me senté en un banco donde un joven lloraba,
    sus párpados, pese a todo, permanecieron cerrados,
    apretada su boca, sus manos juntas contra el pecho...
    sentí entonces que se odiaba... y a gritos se maldecía.

    Lo miré con tristeza, melancólico, pensando en mí,
    y aproveché ese instante de dolor para mirar atrás,
    cuando yo mismo estuve en ese banco derrotado igual.

    Derrotado, sus lágrimas eran su único refugio,
    su definitiva forma de soportar su destino,
    su inapelable juicio... su mañana había llegado,
    un día, apenas unas horas ya... lo iban a encerrar.

    Sí, todos hemos jugado a ser jóvenes alguna vez,
    hasta quisimos mucho, nos han querido... hemos perdido
    y ganado muchas veces... hasta encerrarnos por locos.


    lunes, 18 de abril de 2016

    Ven, te abrazaré y serás mi primavera



    Mírame, soy especial, sensible,
    sentimental, noble... soy lo que buscas,
    el eterno buscador,
    el incansable descubridor de lo ajeno.

    Tal vez soy tu última escalera al cielo,
    una experiencia única,
    el sueño de cualquier mujer,
    pesadilla de la quimera. 

    Una combustión instantánea
    me convirtió en hombre
    en una etapa donde
    también nacieron las estrellas.
    Ven, te abrazaré y serás mi primavera.


    domingo, 17 de abril de 2016

    Llanto del corazón agitado y negro



    No lo sabía, me perdí en divagaciones,
    sensaciones... malestar profundo y mísero
    me corroe dentro mi cerebro postrero,
    dando pena y dolor a mis ensoñaciones.

    Ignorancia que va inherente, ilusiones...
    falsas esperanzas se nutren del milagro
    que intenta arañar minutos a mis tensiones,
    con llanto del corazón agitado y negro.

    Sé que es desconcertante... que soy yo quien duerme,
    mientras renace el mismo día que se muere...
    fatal desconcierto tiene, al abordarme.

    Me atrae hacia sí, me mira al acariciarme...
    es cálida y adorable como una madre,
    ¿será mi mejor opción... con ella marcharme?



    sábado, 16 de abril de 2016

    Confundido, perdido en una cumbre



    No pienso despertar, guardaré mi silencio,
    recostaré mi vergüenza y dormiré al ayer,
    no sea que regrese a mi mente lo obvio
    el presente me abrace y huya mi amanecer.


    Me imbuiré del mañana, haciendo acopio
    del esfuerzo que me supondrá su acontecer,
    siempre cargando a cuesta su ira y su carácter,
    en mis entrañas, confundida con mi agobio.


    En esa aguerrida lucha que tiene el hombre
    contra natura y contra todos... sin salvación,
    tal vez confundido, perdido en una cumbre,


    fatal abismo donde prendimos la lumbre,
    mirando hacia la profundidad del corazón,
    llorosos y quejándonos por la costumbre



    viernes, 15 de abril de 2016

    Tan bella la sentí, guapa, excitante...


     


    Cansado, me senté a descansar en un banco, sin prisa,
    mis pies ya no aguantaban mi peso, estaba hecho trizas.
    Alcé los ojos y la vi sonriente, como una rosa,
    me contemplaba embelesada, sus labios entreabiertos...

    mis pies temblaban al sentarse ella junto a mí, sonriente,
    se sentía allí muy segura, siendo ella, la princesa,
    de una comedia de Dante... y yo su payaso danzante,
    temblando, inseguro, rojo y vencido a sus encantos...

    tan bella la sentí, guapa, excitante... ¡y tan hermosa!
    Que mi cansancio desapareció, se santiguó el cielo
    y volaron en mi estómago miles de mariposas.

    Hoy ella va de mi mano, feliz, risueña ¡preciosa!
    mientras yo la vivo y gozo cálido, como un rey, dueño
    de su amor, su corazón, alma y de su flor caprichosa.


    jueves, 14 de abril de 2016

    Ya logré penetrar en tu recinto sagrado


    Mordía ella con ansia mi labio ardiente,
    bebía mi boca su pasión desbordada,
    los dos ansiosos, encendidos y desatados,
    viviendo la lujuria de dos seres en constante erupción
    viviendo al límite de un volcán, furiosos y desencadenados.

    Ya logré penetrar en tu recinto sagrado…
    no me importará ya si no logro alcanzar el cielo,
    porque ya conseguí “mi premio”, mi estrella,
    cuando logré que me dejaras  penetrar en tu universo.


    Yazco en nuestra cama, te miro silencioso y pienso;
    “Si me miras con esos ojos no dudes que me voy ahogar...
    me hundiré para siempre en tu pupila 
    y de tu iris, de un color azul intenso, me habrán de ir a rescatar”.




    martes, 12 de abril de 2016

    De amor, de sexo o sentimientos




    La acaricié mientras lloraba,
    sus lágrimas entre mis dedos,
    resbalaron hasta mi boca,
    las bebí sediento hasta gemir.

    Tan dulces y saladas fueron
    que la pedí que no parara,
    para saciar mi cuerpo hambriento,
    de amor, de sexo o sentimientos.

    Ella me dejó hacer, sus labios,
    bebian de mi boca, extasiada,
    caliente su cuerpo de gracia,

    vaciando mi sangre en sus venas,
    fluidos derramando lujuria
    sobre un cuerpo sensual de hembra.


    lunes, 11 de abril de 2016

    Permíteme darte un lugar en mi corazón



    No te alejes, sabes que, sin ti, estoy yerto,
    un desquiciado sin ilusión, fe o talento.
    No finjas que no lo sabes... en tus ojos soy
    el ave maria, padre nuestro o acaso, un dios.

    Permíteme darte un lugar en mi corazón,
    el que te mereces, en el centro de mi amor,
    lugar osado y cálido por una razón;
    tú vives en él, dentro, dando asilo al dolor.

    No me mires así...  ve mi mano y cógela,
    quiere ésta sentir tu calor, tu alma y poesía.
    La dulzura de tu sonrisa entre mis líneas.

    Tal vez me encuentres brusco, ceniciento y frío,
    no te asustes, estoy encerrado en un sueño...
    un eterno susurro... abrazado a tu cuello.


    jueves, 7 de abril de 2016

    Su boca entreabierta, su lengua juguetea


    La acaricié y la besé, la adoré, sin pensar,
    dando por hecho que, a ella, la iba a enamorar.
    Y así fue, lo disfrutamos los dos con ganas,
    hasta aullar de placer sin pensar en nadie más.

    Ahora la miro en silencio, yace en relax,
    mira y sonríe, yo, deseo volverla amar,
    su piel brilla, me excita, me apabulla y hiere.

    Pide caricias y me hace bullir la sangre,
    sin esperar a que lo pida, me hundo en ella,
    tan húmeda me espera... que lloro al entrarla,
    ansiando quedarme para siempre en su cuerpo.

    Su boca entreabierta, su lengua juguetea,
    mis dientes la enlazan, sujetan y hacen yesca,
    ahora somos uno, mitades...  ¡dos presas!



    miércoles, 6 de abril de 2016

    No pudiste ser, ni podrás ser jamás, mi sueño



    Cautivo de mi impotencia, mientras abro el puño,
    ¿para una despedida tal vez? ¡no, para amarte!
    tras abrazarte muy fuerte hasta arrugar tu ceño
    bebiéndome de tus labios, tu amor, adorándote.


    Decepcionado de lo humano, acaso triste,
    camino desperdigado, cansado, huraño,
    retorciendo mi memoria errada, buscándote.
    No pudiste ser, ni podrás ser jamás, mi sueño.

    Te fuiste de mi lado herida, me repudiaste,
    no sin antes odiarme escupiéndome tu rabia,
    veneno de una pasión avejentada, triste.

    Resentido quedé de la humanidad, con fobia,
    huyendo sin prisa, sin poder aborrecerte,
    pidiendo que la vida ungiera tu luz celeste.


    martes, 5 de abril de 2016

    Aquí, desde la oscuridad, allá donde me divido



    Te vas y me dejas, siento frío tras el cristal,
    la soledad me estruja, me abraza y aprieta,
    siento que no valgo nada, que soy solo basura,
    barro sucio, en una charca profunda y oscura.


    Mientras me hundo en la miseria, te ríes, gozas,
    sin querer percatarte que sin mi no eres nadie,
    tal vez lograste conmigo ser una rosa, hoy eres
    espina envenenada cercenando una bella prosa.


    Me dejaste hundido en dolor, llanto y desengaño,
    hasta la tristeza se hizo dueña de mi alma y de mi destino;
    apenas veo un resquicio, un premio: ¡Tu olvido!


    Aquí, desde la oscuridad, allá donde me divido,
    persigo hallando, un solo sonido, un tamborileo,
    melodía inalcanzable para este maldito castigo.



    viernes, 1 de abril de 2016

    Entre suspiros y gemidos, ¡tu amor fue mío!


    Entre suspiros, gemidos y despertares,
    ando a la caza de un sueño, ¡sentir tu tacto,
    tu aroma de mujer en mis amaneceres!
    y tú bebiendo hasta saciarte de mí aliento.


    Recorreré cada pétalo de tus flores,
    y cada gemido tuyo será sustento
    de este cuerpo mío que, humeara sediento,
    y perecerá a la pasión de tus quereres.


    Sí, me harás traspasar con tu amor el infierno,
    por entregarse al goce dulce de tu cuerpo
    y hacerte soñar, ángel mío, a destiempo.


    Entre besos, gemidos y ahítos de vino,
    nos amamos y nos dimos el último adiós,
    pero nunca olvidaremos nuestro destino.